Siguenos en
    Redes Sociales

Unos las ponen y otros las quitan

A favor y en contra. Para conseguir un acuerdo, estuvo la Policía Municipal, la cual intervino para evitar que el diálogo pasara a los golpes.
A favor y en contra. Para conseguir un acuerdo, estuvo la Policía Municipal, la cual intervino para evitar que el diálogo pasara a los golpes.

CUERNAVACA, MORELOS.- Vecinos del fraccionamiento Burgos se confrontaron verbalmente, la mañana de ayer, debido a que algunos están a favor, y otros, en contra de la reja que impide el paso a la principal vía de acceso del lugar, así como a la colocación de una nueva reja en la calle San Francisco.

Para dar solución al problema, elementos de la Secretaría de Protección Ciudadana de Temixco, así como la directora de Prevención del Delito, Lidia González Arriaga, acudieron al lugar con el fin de entablar un diálogo con los residentes y decidir si las rejas se quitan o no.

“Vamos a realizar un censo con todos los colonos para llegar a un acuerdo donde nosotros podamos participar con mayor vigilancia. Lo que menos queremos es que haya rencillas entre la gente”, dijo Lidia González.  

Los colonos que se resisten a estar “encerrados” argumentan que las barras afectan no sólo a los residentes, sino también a trabajadores y gente que acude al vecindario, que debe caminar alrededor de 5 kilómetros para llegar a la avenida. Pero los que están a favor argumentan que la reja fue puesta dada la inseguridad en la zona.

González agregó que si la mayoría decide que las rejas de las calles Rosedal (ubicada en la vía principal), Lisboa, Fátima, Florencia y Capri sigan cerradas y cree conveniente la instalación de otra en San Francisco, los interesados deberán solicitarlo al Ayuntamiento de la localidad y a la Dirección de Licencias e Inspección de Construcción y a Obras Públicas, pues, “si no lo hacen, estarían incumpliendo en una falta administrativa”.

“No se le puede negar a nadie el libre tránsito. Por ello, antes de cerrar las calles, deben de pedir una autorización a las dependencias correspondientes para ver si les autorizan, porque no sólo depende de nosotros, quienes estamos para garantizar la seguridad de la población”, indicó. 

Durante el acalorado encuentro, algunos vecinos se aproximaron físicamente a tal grado que elementos policiacos tuvieron que intervenir a fin de evitar que el diálogo pasara a golpes. 


COMENTARIOS