Siguenos en
    Redes Sociales

Un día para no olvidar

"Recuerden el último día de mayo, no se nos puede olvidar, se inauguró una olla para el agua acaparar, esto pasó en Tres Marías, municipio Huitzilac", así lo cantó Cleto Pompa Rodríguez "El Morelense", uno de los más de tres mil habitantes beneficiados con el sistema de captación pluvial que hace unos días entregó el gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu a la comunidad de Tres Marías, un territorio que por años ha carecido del líquido.
La falta de agua en aquel lugar del noreste de Morelos está  plasmada en la historia misma de la Conquista de México; incluso, hay documentos que relatan los problemas que tuvo Hernán Cortés en esa zona por la falta de líquido en su paso hacia Cuauhnáhuac, es decir, la falta de agua es un problema histórico.
Por ello, la olla de agua que construyó la Comisión Estatal del Agua (CEA), dirigida por Juan Carlos Valencia Vargas, y en la que se invirtieron más de ocho millones de pesos es la obra más significativa para la región, además de que es el sistema de captación pluvial más grande del estado, pues tiene una capacidad para almacenar 30 mil metros cúbicos de agua.
"Esta obra es una gran bendición para el pueblo de Tres Marías, tendremos más agua ya no deberemos esperar todo un mes para que nos surtan, ni andar pagando a otros estados por el líquido. Es beneficio para todo el pueblo, no sólo para unos cuantos", comentó Eva María Vázquez, vecina del lugar.
El abasto de agua de Tres Marías dependía de dos fuentes: la laguna de Hueyapan y un manantial ubicado en Ocuilan, Estado de México, pero cada año los vecinos de este lugar condicionaban el reparto del agua al pago de cuotas para las fiestas patronales.
"A partir de hoy ya no va a ser eso, el dinero que la comunidad aporte será para el mantenimiento del sistema y para la fiesta del patrón de esta olla, San Miguel Arcángel, él nos ayudará a que siempre haya agua", aseguró Alejandro Mancilla, integrante de bienes comunales.
Aquel día fue de fiesta, ya que además de la inauguración por el gobernador del estado, hubo una bendición de la olla y se instaló el altar de quién será el "cuidador" de este sistema, pues como en todos los pueblos “alguien tiene que luchar contra el maligno e impedir que los malos aires eviten las lluvias y quien mejor que San Miguel Arcángel”, comentó. Él protegió a la gente que construyó la olla y a los veladores y a todo el pueblo”, mencionó Alejandro Mancilla.
"La fe es algo que no se pierde, nosotros nunca la perdimos y ver esta olla aquí es la muestra más clara de que con fe todo se puede hacer", dijo Leticia, quién se mostró impresionada por la olla, que para ese día ya almacenaba agua proveniente de las primeras lluvias de la temporada.
Se espera que para agosto alcance su máxima capacidad, pues Huitzilac es una de las zonas donde se presentan más precipitaciones; la estadística señala que anualmente en esa parte de la serranía del Ajusco llueve mil 529 milímetros por metro cúbico.
Esta infraestructura es parte de un gran proyecto que el gobierno del estado impulsa en la zona de los Altos de Morelos y con el cual se pretende incrementar el acceso al agua y mejorar las condiciones de vida de los habitantes.
"Queremos convertir la parte alta en una región productiva y con el apoyo de todos lo vamos a lograr", indicó el gobernador Graco Ramírez.
La inversión  de esta olla fue una mezcla de recursos federales, mediante la Conagua y estatales, pero además se logró con el esfuerzo de los comuneros quienes donaron el terreno para que la comunidad tuviera agua.


COMENTARIOS