Siguenos en
    Redes Sociales

Trascender

Amigos en esta ocasión quiero hacerles mención de 2 eventos que tocan profundamente el título de mi columna. El logro del primer campeonato para el Tijuana y el desafortunado momento que vive el ex portero de Pachuca, Miguel Calero.
Tan sólo bastaron poco más de 5 años de existencia y 58 partidos en Primera División para que los Xolos consiguieran su primer título de Liga, por supuesto que esto no es obra de la casualidad, todo surge de los sueños y la pasión de Jorge Alberto Hank, presidente y dueño del club.
El poder económico de la familia Hank daría para comprar cualquier club de Primera, pero la primera decisión correcta fue la compra de Lagartos de Tabasco, equipo del ascenso, y llevarlo a la ciudad fronteriza para generar un equipo nuevo y buscar arraigo con la afición.
El proyecto es muy sólido, hay gente muy importante como el director deportivo Ignacio Palou, fundamental en la toma de decisiones y Jorge Humberto Torres director de fuerzas básicas, quien trabajó muy de cerca en el Atlas, dos personas honestas, humanas y trabajadoras.
Los jugadores de las divisiones inferiores constantemente viajan al extranjero a torneos importantes de Brasil, Argentina y Estados Unidos para favorecer al crecimiento y así prepararlos para Primera División.
Existen visorias constantes en distintas ciudades del país como en ciudades importantes de Estados Unidos para captar el mejor talento al cuadro canino.
Los Xolos no sólo forman jugadores también están ocupados  en la formación de directores técnicos, ex jugadores que están a cargo de las divisiones inferiores y que a largo plazo podrán estar al frente del primer equipo.
La continuidad del director técnico, la adecuada elección de jugadores y la armonía con la afición son atributos que cualquier equipo importante necesita para lograr resultados positivos.
Tijuana cuenta con una gran base para permanecer muchos años en Primera y pelear por un segundo título.
Esto es planificación, esto se llama proyecto, esto es trabajar para el futbol.
Y al hablar de trascendencia lo que significa Miguel Calero, que es para todos los que amamos el futbol sinónimo de liderazgo, esfuerzo, disciplina, actitud. Siempre de buen ánimo, siempre dispuesto, portero de gran personalidad y presencia. Tantos adjetivos en una sola persona que deja un gran ejemplo, que con amor al futbol y a su club dignifica su profesión, dejando como legado muchos títulos y una carrera impecable.
Gracias Miguel porque profesionales como tú hacen mejor este deporte, me siento muy afortunado de haber compartido la cancha contigo.

@JerryGalindo16


COMENTARIOS