Siguenos en
    

Trabaja Iván para ayudar a su padre minusválido

CUERNAVACA, MORELOS.- La falta de oportunidades para salir adelante obligó a Iván “N” y a su padre a dejar su natal Guerrero para venir a Morelos en busca de una vida mejor que hasta ahora sólo les ha permitido vivir en las calles de Cuernavaca.
A sus escasos 11 años, Iván vive en el Centro de la ciudad, en cualquiera de las calles en donde encuentre un sitio para pasar la noche en compañía de su papá, un hombre con discapacidad.
Desde hace un mes y medio, Iván y su padre dejaron Guerrero y se trasladaron a la capital morelense en busca de una oportunidad para salir adelante debido a que en el poblado del que son originarios y del que el pequeño no recuerda el nombre, no había las condiciones para vivir.
La discapacidad de su padre (al no tener una pierna) orilla a Iván a trabajar doble para ayudar a juntar más dinero. Mientras su progenitor vende chicles en algún punto del Centro de Cuernavaca, él bolea zapatos.
Así, desde muy temprano, se puede encontrar a Iván con su pequeña caja de manera recorriendo la Plaza de Armas “General Emiliano Zapata Salazar”, el Jardín Juárez, así como las calles Guerrero y Matamoros.
Hasta ahora, el pequeño no sabe lo que es la escuela, tiene conocimiento de que los niños deben ir, pero él no puede porque debe apoyar a su papá, con quien duerme en las calles, en cualquier rincón que después de las 22:00 horas les represente un sitio descansar.
Los días transcurren igual en la vida de Iván: dormir en la calle, despertar en cuanto aparece el primer rayo de sol y comenzar a trabajar para poder desayunar, después seguir trabajando para sacar algo para la comida y, si es posible, tratar de guardar algo.
Con mirada triste, el pequeño bolero, quien recibe 10 pesos por cada limpieza de calzado que realiza, reconoce que le gustaría ir a la escuela, pero sabe que en este momento la necesidad es más apremiante que los estudios.

"Me gustaría mucho ir a la escuela, los niños de mi edad lo hacen, pero yo no puedo porque debo sacar para la comida, mi papá no puede trabajar, y yo tengo que hacerlo."

Iván, bolerito guerrerense

"Dormimos en la calle, en donde podamos acomodarnos, nosotros nos venimos de nuestra tierra (Guerrero) porque allá la cosa está muy dura y no hay mucho trabajo."

7 mil 300 niños menores de 16 años desempeñan alguna actividad en Morelos.

4 niños por cada mil morelenses son los que tienen una actividad remunerada.

10.5% es la tasa de ocupación infantil en toda la República Mexicana.

215 millones de niños son los que laboran en el mundo, según la OIT


COMENTARIOS