Siguenos en
    Redes Sociales

... También en Temixco hubo transas

Con el mismo “modus operandi” de Manuel Martínez Garrigós en el Ayuntamiento de Cuernavaca, el gobierno de Temixco 2009-2012 echó mano de empresas fantasma para adquirir bienes y servicios, mediante contratos millonarios, soportados incluso por facturas señaladamente falsas.
Un caso es Equipment City S.A. de C.V., con la que la alcaldía de Nereo Bandera celebró contratos para obras, por un monto superior a los 8 millones de pesos, mismos que fueron cobrados en apenas tres meses, según documentos de justificación.
De principio, brotan suspicacias sobre la empresa que fue creada unos meses antes del inicio de administración, lo que contravendría el requisito de antigüedad para que su inclusión en el padrón de proveedores fuera legal.
Más aún, se da el curioso caso de que esta empresa fue registrada en Taxco, ante el notario Enrique del Rayo, aparentemente familiar de la principal accionista y con apellido similar al del ex director general de Obras de Temixco que adjudicó los contratos.
De acuerdo con facturas expedidas al Ayuntamiento, tal empresa reportó su domicilio en la calle Brisas del Pacífico; pero, de acuerdo a la numeración, no existe o corresponde a una casa visiblemente abandonada.
Respecto a la validez del contratista, también faltan elementos para sustentar que este beneficiario de contratos, por los 8.2 millones de pesos, reportó en acta constitutiva un capital social de 2 millones, probablemente simulado.
Se desconoce la existencia de las documentales de fianzas y finiquitos, así como las razones por las que algunos contratos fueron adjudicados de manera directa, en un factible interés de favorecer a una empresa, violentando la normatividad.
De acuerdo con los Artículos 38 y 41 del Reglamento de Adquisiciones, Enajenaciones y Prestación de Servicios de Temixco, para la oportunidad, fue ilegal la asignación de contratos a una empresa por su monto global de 8 millones 240 mil pesos.
La ley indica que puede entregarse contrato de forma directa sólo cuando sea por menos de 300 mil pesos, aunque para burlar la norma las obras con montos superiores suelen fraccionarse, para lo cual hay reglamentos que lo prevén y lo sancionan.
En teoría, le corresponde a la Auditoría Superior de Fiscalización, dependiente del Congreso local, consignar éstas y otras anomalías sobre la cuenta pública 2010, que en estas fechas debe proceder; sin embargo, no se ha hecho ningún pronunciamiento.
Respecto de las facturas con que se amparan los trabajos, hay elementos fundados para considerar su falsedad en función de reportes de la Secretaría de Hacienda, vía el Sistema de Administración Tributaria, lo que supondría evasión fiscal.

¿A dónde se fueron los millones?
Los documentos comprueban que existen faltantes e irregularidades graves en el manejo de las aportaciones de los trabajadores del Ayuntamiento de Cuernavaca.

Los involucrados
Son varios los funcionarios públicos que podrían estar relacionados con el presunto desvío, los cuales se mencionan en la investigación realizada por el Congreso.

Falta el 2012
Pese a que aún no se audita el año completo, el documento señala que también hay aportaciones no realizadas al Instituto de Crédito.


COMENTARIOS