Siguenos en
    

Sugieren revalorar papel de parteras

"Fue muy importate ver que hay ese rol como parteras en la comunidad y para las mujeres se sientan en confianza.” Rosario Valdez, investigadora.

CUERNAVACA, MORELOS.- El acompañamiento y el manejo del dolor en el momento del parto son las ventajas reconocidas en la labor de las parteras, así como las maniobras que utilizan en la atención y que personal médico no maneja; por ello, hay mujeres que llevan un control prenatal doble, con el médico especialista y con la partera.
Si bien siguen jugando  un rol importante en la atención perinatal, atienden los partos, y siguen siendo el único servicio a que las mujeres pueden acceder; sobre todo, “las mujeres les tienen mucha más confianza que con médicos o médicas, se pueden abrir y decir que están pasando cosas en su vida, y en ese sentido son un recurso muy importante de salud”, indica Rosario Valdez Santiago, investigadora y directora del Centro Colaborador para la Investigación en Lesiones y Violencia.
Las parteras debían ser revaloradas y tomar una presencia importante como personal de salud, ya que “la partera, por todas sus habilidades, quedó demostrado que tiene habilidades para tener empatía con la mujer”.
Y esa empatía las hace confidentes de lo que sucede en la intimidad, violencia física y/o sexual.
“La partera identifica igual que el médico, saben perfectamente bien cuando una serie de lesiones son producto de violencia de pareja o sexual; el problema es que con el personal de salud la mujer tiene resistencia a hablar, les parece que no es el espacio adecuado, en cambio con la partera como es una relación más horizontal, se siente con mucha más confianza para decirle quien la golpeó, hay muchos testimonios que identifican la violencia.
Y explica: “El médico se da cuenta en la sala de urgencias; cuando llega severamente golpeada  tienen a capacidad técnica para darse cuenta que es un patrón de maltrato, pero en general  tienen resistencias para hablar con las mujeres si ella no lo reporta. Es como abrir la Caja de Pandora”.
Valdez Santiago es investigadora titular en el Instituto Nacional de Salud Pública, especializada en la atención a mujeres violentadas y ha publicado diferentes estudios sobre violencia de pareja y sexual.
Uno estudio es “Experiencia de las parteras en la identificación de mujeres maltratadas durante el embarazo”. Ahí se plasmó que las parteras definen su práctica como acompañamiento; son figuras importantes en la comunidad, incluso tienen la autoridad para llamar y hablar con el agresor. “Pero la gran pregunta, es ¿a dónde las mando?”, para atender esa violencia.


COMENTARIOS