Siguenos en
    

Soporta violencia por amor

EMILIANO ZAPATA, MORELOS.- “Aguanté ocho años de golpizas, amenazas y maltratos por amor; yo lo amaba y quería tener una buena familia”, relató Lucero, quien el viernes 7 del mes en curso estuvo a punto de morir, tras ser acuchillada por su marido Juan Carlos, luego de que discutieran en la sala de su casa.
Lucero narró que tenía 19 años cuando decidió unir su vida con Juan Carlos, se casaron y desde entonces habitaron una casa en Emiliano Zapata.
A los pocos meses de casarse, la pareja procreó a una niña, a quien de cariño le dicen “Muñeca”, la cual actualmente tiene 11 años.
Mencionó que durante los primeros años todo transcurrió en calma y armonía dentro de su matrimonio.
Con el paso del tiempo, Juan Carlos fue cambiando, llegaba molesto del trabajo, presionado y discutía con ella por cualquier motivo.
Expresó que primero fueron discusiones, después Juan Carlos pasó a los golpes, pero ella no hacia nada porque pensó que era normal.
“Al principio yo pensé que era normal, me pegaba y me pedía perdón, luego me invitaba a comer o cenar y todo transcurría en tranquilidad”, precisó.
Afanada con mantener una buena familia, la mujer nunca le mencionó nada a su madre, ni a nadie acerca de las vejaciones y amenazas que recibía desde hace 8 años por parte de Juan Carlos.
El desenlace se suscitó el viernes 7 del mes en curso, la mujer manifestó que ese día llegó su esposo del trabajo, y se molestó por unos tacos que estaban cenando junto con su hija “Muñeca”.
Juan Carlos comenzó a ofenderla, pero ella no le hizo caso para evitar problemas, la discusión subió de tono y “Muñeca” se encerró en su cuarto para evitar presenciar la pelea.
“Discutimos por unos tacos y empezó a golpearme, me tiró al suelo y me pateó, luego tomó un cuchillo y me agredió, casi me mata, estuve una semana hospitalizada porque me perforó el pulmón”, precisó.
Al escuchar los gritos de auxilio de su madre, “Muñeca” salió de su habitación, al verla tirada y llena de sangre a mitad de la sala, corrió en busca de ayuda con sus vecinos, quienes solicitaron la presencia de paramédicos y policías.
A mitad del camino, mientras Lucero era trasladada, sufrió un paro cardiorrespiratorio, por lo que fue reanimada por los paramédicos y canalizada de emergencia al IMSS de Cuernavaca, en donde permaneció una semana internada debido a que su marido le perforó el pulmón de una cuchillada.
Ese día, derivado de la discusión, Juan Carlos presentó algunos golpes en la cabeza y fue canalizado al IMSS, en donde estuvo unas horas, fue dado de alta y detenido por agentes ministeriales.
Debido a ello, el hombre está en prisión preventiva bajo proceso por violencia familiar y lesiones graves.
A más de una semana de la agresión, Lucero, quien se encuentra recuperándose del ataque de su esposo, ahora exige a las autoridades que se haga justicia, pues en caso de que su marido quede libre, teme que cumpla su amenaza, la mate y le quite a su hija, como se lo sentenció en varias ocasiones que discutió con ella y la golpeó.

"Al principio yo pensé que era normal, me pegaba y me pedía perdón, luego me invitaba a comer y todo transcurría en tranquilidad."
Lucero, ama de casa.

Amor enfermizo
Desde hace ocho años, Lucero ha sido víctima de violencia por parte de su esposa, a quien denunció muchas veces, pero al final no quiso proceder en su contra, porque este recapacitaba y la convencía de que iba a cambiar.


COMENTARIOS