Diario de Morelos
    Siguenos en
    Redes Sociales

Solapa Educación a profes borrachos

Un problema recurrente de alcoholismo entre los maestros de los Centros de Educación Extraescolar (Cedex) y las Misiones Culturales, del Instituto de la Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM), se ha estado presentando desde hace más de 20 años; sin embargo, hasta la fecha no se ha hecho nada por remediarlo.


Lo anterior fue dado a conocer por docentes que laboran en los centros antes mencionados, pertenecientes a la Coordinación de Educación para Adultos del IEBEM, quienes prefirieron mantenerse en el anonimato por miedo a represalias; no obstante, presentaron una serie de documentos que avalan sus testimonios.
Uno de los maestros señaló que el alcoholismo no es el único problema que hay en los Cedex y las Misiones, ya que las inasistencias y el abuso de autoridad se presentan de manera frecuente; no obstante, lo que más les preocupa es el hecho de que los profesores lleguen con aliento alcohólico o en “completo estado de ebriedad”.
En los documentos que obran en poder de Diario de Morelos se observa que las irregularidades vienen desde 1993, ya que el 28 de mayo, la entonces coordinadora de Educación para Adultos, Verónica Barberi Ortiz, hizo una “fuerte llamada de atención” al maestro de Agricultura y Ganadería de la Misión Cultural No. 215, Arcelio Herrera Vargas.
Lo anterior, debido a que el 19 de mayo de dicho año se presentó en estado de ebriedad, por lo que en un documento se lee: “Lo conminamos a que modere su conducta y no vuelva a tomar bebidas embriagantes dentro del horario del trabajo, actitud con la cual se perjudica usted y por consecuencia al servicio”.
No obstante, en 1993 no fue el único caso, ya que el 31 de mayo hubo otra “fuerte llamada de atención” al maestro de Educación Básica para Adultos de la Misión Cultural No. 34, Octavio Carrasco Iturbide, ya que el 20 de mayo se presentó con aliento etílico.
Cabe señala que, a pesar de los antecedentes de los profesores Arcelio Herrera y Octavio Carrasco, aparecen en la nómina de la administración 2006-2012 como jefes de Misiones Culturales.
Debido a la incidencia de Octavio Carrasco, el 9 de enero de 1997 firmó una carta donde se comprometía a dejar de ingerir bebidas embriagantes durante y después de las horas de trabajo: “Me comprometo a no ingerir bebidas embriagantes dentro y fuera de las horas de trabajo, faltar o ausentarme de la comunidad sin autorización de la Dirección Cultural No. 34”.
Los docentes que expresaron su inconformidad afirmaron que las irregularidades son “añejas”; no obstante, se agudizaron durante el sexenio panista, cuando en la supervisión de Misiones Culturales estuvo María Guadalupe Romero Colín, quien, además de “solapar” a los docentes en estado de ebriedad, aceptó las faltas de Arcelio Herrera.
En otro de los documentos, fechado el 7 de diciembre de 2011, María Cristina Sánchez Moreno, quien fungió como coordinadora de Educación para Adultos durante el sexenio pasado, hizo una nota de extrañamiento a la supervisora de Misiones Culturales, María Guadalupe Romero Colín.
“Derivado de las observaciones realizadas en la visita oficial a los Centros Educativos a su cargo, se hace acreedora a una nota de extrañamiento por el mal funcionamiento de los libros de entrada y salida, ya que los maestros no firman; así como también de permitir la asistencia de personal docente en Estado de Ebriedad”, lo anterior se lee en el oficio.
Cristina Sánchez hizo una nota de extrañamiento al jefe de Misión No. 100, Octavio Carrasco Iturbide, ya que “puso en riesgo la vida de sus compañeros al utilizar la camioneta en estado de ebriedad en horario de trabajo”; los profesores denunciantes reiteraron que las anomalías se presentaron cuando estuvo como supervisora María Guadalupe Romero Colín, actualmente coordinadora de Educación para Adultos.






Hazte fan de Diario de Morelos en Facebook y síguenos en Twitter para estar actualizado con las últimas noticias de Morelos, México y el mundo.

COMENTARIOS