Siguenos en
    

Sentencian al poli que mató a Carlitos

Las autoridades determinaron que el ex policía de Cuernavaca, Rubén Domínguez Mejía, tendrá que pagar a los familiares del adolescente una multa de 148 mil pesos
Las autoridades determinaron que el ex policía de Cuernavaca, Rubén Domínguez Mejía, tendrá que pagar a los familiares del adolescente una multa de 148 mil pesos

CUERNAVACA, MORELOS.-  A 11 años y 3 meses de prisión y el pago de 148 mil pesos como multa fue sentenciado el ex policía municipal de Cuernavaca, Rubén Domínguez Mejía, por el delito de homicidio culposo en agravio de Carlitos, luego de que falleciera el 20 de octubre de 2011, tras recibir un balazo un día antes, cuando viajaba a bordo de un taxi colectivo, en la colonia Buena Vista.
Ayer, tras concluir la audiencia de individualización de la sanción —misma que se retrasó debido a que no habían solicitado la presencia del ex policía, quien se encuentra internado en el Centro de Reinserción Social (Cereso) Morelos, ubicado en el poblado de Atlacholoaya—, los jueces determinaron la sentencia.
De esta manera, a un año y tres meses de la muerte de Carlitos, Domínguez Mejía ingresó a la cárcel el 8 del mes en curso, luego de que los jueces determinaran condenarlos, tras haber escuchado los alegatos presentados por el agente del Ministerio Público.
Como se recordará, Carlitos murió el 20 de octubre de 2011 en el Hospital General “Dr. José G. Parres”, luego de que un día antes recibiera un disparo del policía municipal Rubén Domínguez Mejía, tras accionarse su arma, cuando ambos viajaban en un taxi colectivo por calles de la colonia Buena Vista, en Cuernavaca.
Durante el proceso, en dos ocasiones la mamá de Carlitos, la señora Lilia Lazos, encaró al efectivo e incluso mencionó: “Ríete de mí aquí afuera, siempre te ríes de mí allá dentro; mataste a mi hijo, mataste a mi hijo, eres un asesino pero acuérdate que allá arriba está Dios, te va a juzgar y te vas a quemar y vas a pagar por la muerte, vas a agonizar maldito”.
Los padres de Carlitos celebraron la decisión y señalaron que tarde, pero finalmente, se les hizo justicia: “Llegó tarde la justicia, casi un año y cuatro meses, pero llegó porque nosotros la estuvimos correteando; la verdad, no queríamos que estuviera libre esa persona, ya que una vez ya la había librado”, precisó Carlos Esteva Castillo, papá de Carlitos.
De esta manera, el caso estaría concluyendo a más de un año de la muerte del adolescente.


COMENTARIOS