Siguenos en
    Redes Sociales

Se le va un amigo

Cuernavaca.- Con gran alegría es como recordará todo el gremio futbolístico a Miguel Calero; Manuel Vidrio, actual técnico de Galeana, no es la excepción, pues, al enterarse del deceso del colombiano, habló sobre la gran amistad que mantuvo con el cancerbero cafetalero en Pachuca.
“Sí, caray, muy triste, es una lástima lo que pasó con Miguel, en lo personal, fue un  gran compañero, pero amigo más que nada, es una gran pérdida para nosotros, los que lo conocimos y también para el futbol”, dijo.
El estratega jalisciense, quien acudiera ayer a su último entrenamiento con Ballenas esta temporada, tras la eliminación del club en la Segunda División Liga Premier, se mostró muy afligido al ser entrevistado por DDM.
 “Me enteré y no hay consuelo para la gente que convivimos con él, pero sobre todo para su familia, es algo muy doloroso, poco que hablar de lo que sentimos ahorita”, comentó.
El ex defensa siempre recordará a su amigo, como lo fue durante el tiempo que convivió con él, era una persona que disfrutaba la vida a cada momento, y que nunca  se metía en  polémicas ni escándalos.
“Siete años estuve junto a él, lo recuerdo muy alegre, latoso, así era Miguel; él siempre tenía esa  buena energía que te transmitía todo el tiempo, y destacar el liderazgo que le caracterizaba, sin gritos ni nada, siempre ponía orden dentro y fuera del campo”, confesó Vidrio.
Miguel Calero es un histórico del Club Pachuca: fue cuatro veces campeón del futbol mexicano, y dos de ellos los ganó a lado de Manuel Vidrio.
 “Sí, él llego en el 2000 a Pachuca, y estuve en  dos ocasiones que le ganamos a los Tigres el campeonato, fue 2001 y 2003; pero también en 2001, una final perdida contra Santos”, añadió el timonel.
Manolo recuerda cómo fueron esos años, cuando ambos jugadores llegaron al Pachuca, pues había una gran armonía.
“Se formó una gran familia en Pachuca; yo siempre pasaba y le gritaba “Marpa” a Miguel, por los apellidos Martínez Patiño, diciéndolo eso como sí fuera el hijo de Jesús Martínez, y es que así lo acogieron, lo hicieron sentir  un colombiano muy mexicano, muy querido, lo hicimos sentir, pues, como si hubiera nacido en nuestro país”, recordó.


COMENTARIOS