Siguenos en
    

Se hunde el hombre lejos de Dios

Cuernavaca, Morelos.- “El hombre del siglo XXI está haciendo a un lado a Dios para ser más libre, al contrario, se está hundiendo más, apóyate en Dios y serás grande, y tú dignidad alcanzará el más alto y bello nivel”, expresó el Ramón Castro Castro. Obispo de Cuernavaca.
En la homilía dominical, los feligreses tuvieron que reflexionar en su fe, en no abandonar a Cristo; quitar de su mente y de sus actos, el egoísmo y la soberbia que tanto daño hace a la humanidad, “Jesús no nos puede engañar, no nos puede mentir, Él es el camino, la verdad y la vida”, dijo Ramón Castro.
“Que bella es la fe”, expresó el Obispo de Cuernavaca, quien aseguró que la pureza de la fe es la confianza incondicional, como lo demostró su apóstol Abraham, y les dijo: “quien tenga oídos para oír…” y respondieron los fieles al llamado del prelado, “que oiga”.
Al final del Credo, está la fe en la vida eterna, ¿lo decimos, pero lo creemos de verdad?, preguntó el Obispo de Cuernavaca quien exhortó a los devotos a reflexionar en la transfiguración, como lo dice el Evangelio.
Recordó la prueba del desierto de las tentaciones que vivió Jesús, y que analizan semana a semana, en la homilía dominical, “Jesús, asciende a lo alto de la montaña para orar y se lleva a sus tres apóstoles, Pedro, Juan y Santiago. Se los lleva para que estén junto a él en el huerto.
“Muchos de nosotros estamos como ciegos ante la grandeza de Dios, a su bondad y misericordia y no nos damos cuenta porque estamos dormidos de la inmensidad de su amor”, dijo Ramón Castro quien señaló en su mensaje que esta es la temática central, “tenemos que conectarnos con la transfiguración”, como está en la primera lectura.
En su mensaje dijo, “cuando la soberbia aparta al camino de Dios, un nuevo pecado viene a separar a Dios de la humanidad, ahí, Dios no quiere dejarnos solos y escoge a un hombre, a Abraham”.
Ramón Castro reiteró “ojala pudiéramos todos entender que en cuanto más nos apoyamos en Dios, crecemos y vivimos en plenitud.
Y finalmente el XII Obispo exhortó: “Dios no nos estorba, al contrario es el único apoyo para alcanzar la abundancia”.


COMENTARIOS