Siguenos en
    Redes Sociales

Se escapa en SAPAC el agua... y el dinero

CUERNAVACA,  MORELOS.- Las cuentas de ingresos por concepto de suministro a través de pipas no le cuadran al Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), o al menos no corresponden a la realidad, representando una fuga no sólo de dinero, sino también de agua.
De acuerdo con información obtenida en documentación del organismo y de la Ley de Ingresos del Ayuntamiento de Cuernavaca 2014, SAPAC cuenta con 8 camiones cisterna (pipas), los cuales cobran por viaje desde 368.28 pesos y hasta mil 227.60, dependiendo de la zona y tipo de servicio, ya sea rural, popular, habitacional,  residencial,  comercial e industrial.
En el último reporte a que se tuvo acceso en la página de transparencia del ente paramunicipal, correspondiente a los nueve primeros meses de 2013, por concepto de servicio de pipas propiedad del organismo, registra ingresos por 325 mil 496 pesos con 54 centavos, lo que genera dudas sobre que sea únicamente esa cantidad lo que haya podido captar con 8 pipas que por lo menos realizan 3 viajes diarios.
Si se toma como ejemplo que, en el peor de los casos, cada pipa hiciera un solo viaje y al costo más bajo (368.28), el ingreso  diario sería de 2 mil 946 pesos y 24 centavos (por las ocho cisternas), que multiplicados por 270 días de nueves meses arrojarían ingresos mínimos por 795 mil 484 pesos con 80 centavos, es decir, 469 mil pesos más de lo que reporta el organismo en el concentrado.
De acuerdo con quien fuera hasta hace poco el director General del organismo, Remigio Álvarez Andrés, y lo dijo en su momento, el SAPAC debería generar por el servicio de pipas (entre propias y el servicio de particulares) un millón de pesos mensuales; pues consideraba que por lo menos se llenaban 10 mil pipas anualmente, pero sólo se reportaban 700, por lo que al año el organismo apenas registra ingresos entre 1.5 y 2 millones de pesos.

Triangulan ganancias
Personal al interior de SAPAC da referencias que los 10 millones de pesos que deja de recibir el organismo por el servicio de pipas se distribuye entre los líderes de distribuidores del líquido, del sindicato de SAPAC y algunos directivos del organismo, lo que representa una mafia añeja,  que se ha mantenido con el paso de las administraciones municipales.
Refieren que el año pasado (5 de julio de 2013), el alcalde inauguró un sistema automatizado para que los porteadores pagaran mediante tarjeta electrónica,  lo que evitaría la fuga de dinero y agua, “a los dos días esa forma de pago fue saboteada, porque se había terminado el negocio”, señaló Carlos “N”.
La comuna había anunciado una inversión de 3.5 millones de pesos para la automatización de las llamadas garzas de llenado de pipas en 5 pozos, sin embargo, la acción no se llegó a concretar como lo muestra la pobre recaudación en ese rubro.


COMENTARIOS