Siguenos en
    

Sacrifica Jiutepec a los ciudadanos

JIUTEPEC, MORELOS.- El gobierno de Jiutepec dejó de invertir en obra pública para pagar la deuda de 200 millones de pesos, que fueron “invertidos” en obras fantasmas.
Tan sólo en 2013, el gobierno de la “Ciudad con sentido social” pagó 18 millones 313 mil 135 pesos a Bancomer por el crédito 9883-06-56, contratado por el ex alcalde Miguel Ángel Rabadán Calderón el 8 de noviembre de 2010.
El 58 por ciento de los pagos acumulados durante el ejercicio fiscal fue absorbido por los intereses, mientras que sólo el 42 por ciento sirvió para amortizar el capital.
En diciembre de 2012, la deuda que el gobierno perredista de Rabadán Calderón heredó a su correligionaria, Silvia Salazar Hernández, oscilaba en 185 millones 597 mil 453 pesos.
Durante el primer año del gobierno de Salazar Hernández, el monto sólo disminuyó 7 millones 723 mil 005 pesos a pesar de que los pagos hechos a la institución bancaria fueron por 18 millones 313 mil 135 pesos.
Lo anterior, habla del alto costo que tendrá para los jiutepequenses el pago de la millonaria deuda que el gobierno del PRD contrató para un periodo de 15 años.
En la sesión del 29 de abril de 2014, el diputado panista Javier Bolaños Aguilar denunció la pobre inversión que el gobierno de Silvia Salazar Hernández tuvo en obra pública en un periodo de diez meses.
Bolaños Aguilar puntualizó que de mayo de 2013 a marzo de 2014, la administración de Jiutepec sólo ejecutó 37 obras menores con un valor de 20.5 millones de pesos.
En contraste, de enero a diciembre de 2013, los recursos que el gobierno destinó al pago de la deuda fueron 18 millones 491 mil 352 pesos.
El monto incluye las amortizaciones hechas también al crédito 393, por 3 millones 853 mil 263 pesos, contratado desde el 15 de mayo de 1998 para la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales “La Gachupina”, para pagar a 15 años, y que todavía se está amortizando.

CORRUPCIÓN
Lo peor para los habitantes de Jiutepec no es la deuda y su alto costo, sino el que tengan que pagar durante quince años las consecuencias de los presuntos actos de corrupción.
Pues el gobierno de Miguel Ángel Rabadán Calderón “invirtió” los 200 millones de pesos en obras inexistentes.
Desde antes de la conclusión de su mandato, en diciembre de 2012, los regidores de oposición le exigieron cuentas por el destino de los recursos; sin embargo, a la fecha el ex edil no ha comparecido ante ninguna autoridad.
Silvia Salazar Hernández, quien era secretaria general del Ayuntamiento, cuando se contrató el crédito, ha omitido hacer cualquier señalamiento e investigación al respecto y se ha limitado a pagar la deuda.
El mismo 29 de abril, a petición del diputado priista, Manuel Agüero Tovar, el Pleno del Congreso aprobó una auditoría extraordinaria al crédito de 200 millones de pesos, a cargo de la Auditoría Superior de Fiscalización (ASF).


COMENTARIOS