Siguenos en
    

Reprueba Jiutepec en austeridad

JIUTEPEC, MORELOS.- El gobierno perredista de Silvia Salazar Hernández incrementó la nómina del Ayuntamiento, a pesar de que al inicio de la administración la alcaldesa y los integrantes del cabildo firmaron un acuerdo “para la austeridad”.
Según el Presupuesto de Egresos 2014, que el Cabildo aprobó en mayo pasado, el gasto en “Servicios personales”, es decir, salarios y prestaciones, será de 219.9 millones de pesos.
La cifra aumentó 16.3 millones de pesos, en relación con el presupuesto de 2013, cuando el gasto estimado fue de 203.5 millones.
Lo anterior se debe al notorio aumento que tuvo la nómina general de la administración 2013-2015.
En agosto de 2013, los empleados del municipio eran mil 382, incluidos los miembros del cabildo, y trabajadores pensionados.
Para mayo de 2014, la cifra aumentó a mil 664, según el análisis que se hizo a la nómina que la Tesorería pagó en los dos meses que se compararon, publicadas en el sitio web de Transparencia del propio Ayuntamiento.

FALSA AUSTERIDAD
En el mismo sitio se consultó el acta de la asamblea del cabildo, del 17 de enero de 2013, en la que consta el “acuerdo para la austeridad”.
La presidenta municipal, el síndico y los nueve regidores aprobaron el convenio por el que eliminaron el “escandaloso incremento salarial” que se auto asignaron los miembros del Cabildo del gobierno municipal anterior.
En julio de 2012 y a sólo unos meses de dejar el cargo, el entonces alcalde Miguel Ángel Rabadán Calderón, el síndico Edgar Castillo Vega, y los entonces regidores, acordaron pagarse salarios del orden de los 90 mil pesos.
Pero, los recién electos representantes del gobierno consideraron la disposición de sus antecesores como un abuso.
Y en solidaridad con la precaria economía que heredó el gobierno de Rabadán Calderón, acordaron que sus sueldos regresaran al monto que tenían antes del incremento autorizado por sus antecesores.
Actualmente en la nómina quincenal del Ayuntamiento, la presidenta municipal percibe 42 mil 699 pesos, y los regidores, 25 mil pesos, antes de descuentos.
Adicionalmente a la reducción de su ingreso, el cabildo aprobó un programa de austeridad que incluyó la “disminución” del personal.
Sin embargo, los presupuestos de egresos y la lista de personal que cobra en el Ayuntamiento indican que la austeridad que se logró con la reducción de insumos, como gasolina, se esfumó con el engrosamiento de la nómina.
“En el tema de la nómina, se está buscando que todo el personal trabaje como debe ser, porque no podemos despedir en automático, menos a los sindicalizados”, afirmó la presidenta Silvia Salazar, al señalar que el programa de “austeridad” está dando resultados.


COMENTARIOS