Siguenos en
    

Que tus vacaciones sean…. ¡De novela!

Queridos lectores: ¡Felices vacaciones! Sirva este periodístico espacio para una invitación entusiasta: ¡Leer en vacaciones! Sin más intención que la diversión, por puro gusto y placer. En estas vacaciones, la literatura anda en busca del más importante de sus personajes: TÚ, como lector.
Carlos Fuentes dijo: “creo que en Latinoamérica hay novelas para que al momento de ganar esa conciencia (leyendo), contemos con las armas indispensables para beber el agua y comer los frutos de nuestra verdadera identidad. Entonces en esas obras, esos “PASOS PERDIDOS”, esos “CIEN AÑOS DE SOLEDAD”, esas “CASA VERDES”, esas “SEÑAS DE IDENTIDAD”, esos “JARDINES”, de senderos que se bifurcan, esos “LABERINTOS DE SOLEDAD”, esos “CANTOS GENERALES”, aparecerán como las mitologías sin nombre… anuncio de nuestro porvenir”.
La novela ha servido para que sus autores reconstruyan sus vidas, en una perspectiva crítica interesante, así:
MARIO VARGAS LLOSA: cuando permaneció en la academia militar Leoncio Prado, vio lo que es la educación militar. Esta experiencia configuró dos novelas: “LA CIUDAD Y LOS PERROS” y “PANTALEÓN Y LAS VISITADORAS”.
JORGE IBARGÜENGOITIA: Leyó en periódicos el caso de “las Poquianchis”: unas señoras dueñas de una cantina-prostíbulo, donde enterraban en sus patios a jóvenes prostitutas muertas. De ahí,  su novela “LAS MUERTAS”.
ALLAN POE: Hizo productiva su patología delirante. Sus cuentos de terror son mundialmente leídos.
CHARLES DICKENS: en “OLIVER TWIST” refleja el hambre de su infancia mientras su padre estaba encarcelado.
F. DOSTOIEVSKY: dibuja en “LOS HERMANOS KARAMASAU”, la muerte de un niño, en la que intenta explicar la muerte de su propio hijo.
HERMAN HEISSE: en “BAJO LA RUEDA” criticó la educación que vivió en el monasterio Maulbroon.
GOETHE: jugando ruleta rusa por un desengaño amoroso, escribió su novela “WERTHER”.
ERNEST HEMINGWAY: “¿POR QUIEN DOBLAN LAS CAMPANAS?”: monólogo de Roberto Jordán que reclama a su padre haberse suicidado. Así reconstruyó el suicidio de su propio padre.
(Los anteriores extractos son de Joaquín Labarthe).
Guadalupe Vázquez nos dice de  Julio Verne :
“Escribió más de 80 libros, producto de su imaginación y amor por la aventura, traducidos a 112 idiomas. Francés (1828), escapó de casa para hacerse marinero. Amigo de Víctor  Hugo y de los Dumas. Cuando a nadie se le hubiera ocurrido, escribió “DE LA TIERRA A LA LUNA” (1865), hoy la NASA lo contrataría como asesor. En 1870 escribió “20 MIL LEGUAS DE VIAJE SUBMARINO”, si en tu baño aparece un pulpo gigante, no dudes en llamar al submarino Nautilius, comandado por el Capitán Nemo, y ese pulpo terminará en un cóctel. En “MIGUEL STROGOFF” (1876) subrayó la ferocidad de los Tártaros, devoradores de carne cruda. Muchos restaurantes sirven hoy este platillo. Jamás preguntes a un cocinero tártaro por “la carne tártara”, podría enojarse. “EL RAYO VERDE” (1882): al mirar el atardecer tal vez puedas observar un extraño fenómeno: un rayo verde que realiza los deseos de quien lo contempla. ¿Dónde está Julio Verne? Aunque muere en 1905 se le encuentra en bibliotecas y librerías”.
¡Hasta el próximo domingo!


COMENTARIOS