Siguenos en
    

Piden que la Auditoría Superior intervenga

Regidores del Ayuntamiento de Cuernavaca podrían votar en contra de la cuenta pública del mes de junio, en la sesión edilicia que se realizará hoy, a las 12:00 horas, en el Museo de la Ciudad, al considerar que viene plagada de irregularidades que impiden avalarla, y exigieron que es tiempo de que la Auditoría Superior de Fiscalización intervenga en las finanzas municipales.


Luego de que la reunión a la que fueron convocados por el edil capitalino, Rogelio Sánchez Gatica, fue rechazada por regidores de oposición del PAN, PRD y PSD y de la regidora Vera Sisniega, al señalar que el edil no cumplió su compromiso de enviarles el informe por anticipado, procedieron a retirarse, después de ser relegados de una reunión previa de priistas.
Los concejales, Marco Antonio Martínez Dorantes (PAN) y Esaú Alquicira Urióstegui (PRD) se manifestaron molestos por lo que consideraron una falta de respeto y el incumplimiento del alcalde con el informe prometido, y declararon que la postura de sus fracciones será la de votar en contra de la cuenta pública.
Por su parte, el regidor Rigoberto Lorence López, del Partido del Trabajo, que sí entró a una reunión posterior, también señaló su descontento. “Mi voto será en contra, porque no hay una explicación de lo que sucedió con el préstamo de 53 millones de pesos de Padimex y los 300 millones de pesos de Bancomer, no aparecen reflejados”.
Además, los priistas, Jorge Meade González y Gustavo Petriccioli Morales se pronunciaron en el mismo sentido. “Creo que ya es tiempo de poner un alto, y que responda quien tenga que responder por la mala situación financiera en que se encuentra el municipio”, expuso Meade González.
Después de la reunión, sin la mayoría de los concejales opositores, Rigoberto Lorence dijo: “El alcalde ya nos informó que habrá denuncias penales en contra de quien resulte responsable, luego de la investigación que se está realizando, y que el presidente municipal nos señaló que nos entregará mañana, antes del cabildo”.
Cada uno por su parte, consideraron que ya es tiempo de que la Auditoría Superior de Fiscalización, en uso de sus facultades, intervenga con una auditoría al ayuntamiento capitalino, y negaron que ellos pudieran tener injerencia en el caso de que se hayan desviado recursos para otras situaciones que nada tuvieron que ver con beneficios directos a la ciudadanía.


COMENTARIOS