Siguenos en
    

Olvidado panteón municipal

En proyecto, quedó la adquisición y construcción del nuevo panteón municipal de Cuernavaca en la presente administración, mismo que estaría ubicado en los límites de la colonia Antonio Barona y el poblado de Ahuatepec, pese a que los que ahora existen están al límite.
Lo anterior, a pesar de que el ex alcalde Manuel Martínez Garrigós manifestó, en su momento, que esa obra estaría incluida en el catálogo, con el que justificaba el préstamo de los 600 millones de pesos adquiridos con el Banco del Bajío. A la fecha, no se sabe si existe un proyecto definido o se trató de un argumento para lograr la aprobación del Congreso del Estado, en diciembre de 2009.
Cabe recordar que en la sesión de Cabildo del 10 de diciembre de 2009, dentro de las consideraciones de los regidores para aprobar la propuesta del ex edil Martínez Garrigós, la consejal Manuela Sánchez López expuso:
“(Que) De las obras que están consideradas para realizarse, se tenga prioridad la construcción de un nuevo panteón municipal, en virtud de la gran necesidad de la ciudadanía  para tener un lugar a donde llevar el descanso eterno a sus difuntos”.
En ese momento, la respuesta de Manuel Martínez Garrigós, para asegurar el voto perredista, fue la siguiente: “Por supuesto que están consideradas las obras antes mencionadas y propuestas, el panteón constará de cuatro mil quinientos metros cuadrados, con un costo de 38 millones de pesos”.
Sin embargo, la obra nunca fue realizada, ni siquiera se compró el predio.
Al respecto, el encargado de despacho de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, José Casas González, manifestó que el proyecto existe, pero que ya no corresponderá a la presente administración darle cumplimiento.
“Tengo entendido que existe dicho proyecto y que se iba a construir el panteón municipal en terrenos de Ahuatepec, pero no se cristalizó”, señaló Casas González.
Pero existieron otras obras que sí se realizaron con el millonario préstamo, y que no representan auténticos proyectos de inversión productiva, que permitan al municipio recuperar la inversión y además ofrecer beneficios a la población. Un nuevo panteón municipal sí lo es, sin embargo, tendrá que esperar a la siguiente administración para hacerse realidad.
Y es que, obras como el distribuidor vial de Buena Vista; las fuentes de la avenida Morelos y el reencarpetamiento de la misma; la Unidad Deportiva de Acapantzingo; el embellecimiento de los camellones o el Parque Tlaltenango, significan más gasto que ingresos para la comuna; pues no existe recuperación de los recursos invertidos; además, en su conjunto, no justifican la erogación de los 600 millones de pesos.
Panteones abarrotados
Mientras la construcción del nuevo panteón municipal de quedó sólo en un proyecto, de los que actualmente funcionan, únicamente el Panteón Jardines de la Paz, ubicado al sur de Cuernavaca, puede albergar nuevos “huéspedes”.
Sin embargo, los lotes disponibles están vendidos; para adquirirlos, se debe acudir a terceros, quienes han elevado su precio hasta en 25 ó 30 mil pesos.
Y es que algunas empresas adquirieron los espacios disponibles para revenderlos a través de paquetes, cuyo costo se incrementa considerablemente.
José Casas González, encargado de despacho de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, aseguró que ya no hay cupo en ninguno de los panteones existentes, y la única posibilidad es recuperar lotes de aquellos difuntos que han sido abandonados y no han pagado sus derechos municipales de perpetuidad.

Administra comuna algunos cementerios
El ayuntamiento capitalino
se encarga de la operación de ocho camposantos, el resto está a cargo de la comunidad:

Panteones de Cuernavaca

  • Jardines de la Paz
  • La Leona
  • Tlaltenango
  • Teopanzolco
  • Granjas
  • Chapultepec
  • Antonio Barona
  • Acapantzingo

38 millones de pesos costaría el terreno que albergaría un panteón

4,500 metros es el tamaño que se tenía destinado para el predio


COMENTARIOS