Siguenos en
    Redes Sociales

Ocuituco: El fuego guerrero sigue encendido

Ocuituco, MORELOS.- Tierra prodigiosa la de este bellísimo pueblo envuelto  de exuberante vegetación, de gente trabajadora, a veces de habla fuerte, un tanto soez, pero siempre francos y de mucho respeto para con sus vecinos. Ocuituco, rodeado también de importantes poblados vecinos como Yecapixtla, Tetela del Volcán, Ecatzingo y sus más cercanos pueblos hermanos: Jumiltepec y Metepec, tiene su nombre basado en la etimología náhuatl que significa Okultoco u Okuilto: gorgojo, y Ko: lugar. “Lugar donde hay gorgojos”, pero también, se la dado un significado oficial que nos dice “Lugar donde los conejos viven en los ocotes”.
No se sabe a ciencia cierta quien fundó este maravilloso pueblo, pero de lo que se tiene absoluta certeza es que  los frailes agustinos iniciaron la edificación del primer convento en América Latina el 8 de Junio de 1533 y declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad el 17 de Diciembre de 1994. Orgullosamente, el señor Obed Campos Castañeda presume, con razón, la custodia de este recinto del que nos habla  con la  propiedad  de un maestro. Es muy importante mencionar que en este municipio se dieron acontecimientos revolucionarios mayúsculos, como el inicio  de la redacción del Plan de Ayala,en Jumiltepec, por Otilio Montaño.
En el centro del Convento aún se encuentra en buen estado una fuente que ha sido llamada “La Fuente de los Leones”, y que por la boca de estas efigies pétreas se vertía agua proveniente del Volcán Popocatépetl formando una singular red hidráulica, única en el mundo. Fuera del convento, en la plaza principal del pueblo, se construyó en el siglo XVI  “La Fuente de las Sirenas” de la que también se abastecía de la misma red para que las cariátides  o sirenas de piedra, expulsaran agua por su boca y por los orificios de sus senos.
El atractivo turístico más importante de Ocuitico es indudablemente el convento edificado en honor al Apóstol Santiago, a quien se venera en una de las principales festividades el 25 de Julio  y  también homenajean el 15 de Agosto a la Virgen de la Asunción. En el museo del convento aún se conservan los restos de una mujer que vivió entre 1350 y 1521, que padeció osteomielitis, y se cree que por ello falleció.

SON GENTE BUENA…   POR LAS BUENAS
Los habitantes de Ocuituco presumen de sus costumbres, de su gente amable, de su tierra sagrada, de su paz y tranquilidad, pero cuando se trata de defender sus derechos, son la gente más temible de todo el Estado. El enviado de Diario de Morelos presenció el lunes 16 de Junio, la manifestación de alrededor de 100 campesinos que reclamaban al presidente municipal la dotación de abono y fertilizantes para sus tierras, uno de ellos cargaba un bidón con gasolina “para rociar y prender al gordo ese que nos no nos da lo que nos corresponde, nosotros no queremos problemas, pero si ellos los quieren se los damos con mucho gusto” amenazaba uno de los campesinos rijosos.
El aguacate, maíz, durazno y frijol son los productos que se producen en esta parte del noroeste de Morelos y aquí aún se da, en el tianguis sabatino, el “trueque”, el famoso intercambio comercial que se lleva a cabo desde tiempos ancestrales en otro de sus pueblos vecinos: Zacualpan de Amilpas.
Es verdaderamente encantador caminar por las coloridas calles  de Metepec, allí existen aún Cuexcomates, palabra que proviene del náhuatl Cuexcomatl, que significa olla de barro o lugar para guardar, sólo que estas ollas de Metepec están hechas de tierra, puesto que en este poblado no existe el barro, y en estas ollas se pueden guardar Mil 200 kilos de maíz.
Hay que apuntar que pasear por las calles de Ocultico en el atardecer, llama a un relajamiento inconsciente, es una tranquilidad que ha sido producto en parte del Mando Único que promovió el señor gobernador Graco Ramírez  y por otra parte la furia oculta de los vecinos quienes demuestran un respeto total a quien lo brinda de igual manera; los  vecinos están conscientes de ello, se sienten seguros de vivir en un pueblo como este donde la flama guerrera sigue encendida desde el siglo pasado, cuando la heredaron de los revolucionarios de 1910.


COMENTARIOS