Siguenos en
    Redes Sociales

Morelos en el mundo

Fíjense, amigos, que les estoy escribiendo desde Acapulco, pero no me olvido de ustedes. Aquí, sentada en una lujosa, pero fría sala de cómputo del hotel, reflexiono en los triunfos de que un festival que nació en Cuernavaca ahora represente a México y a Morelos en el mundo: Cinema Planeta. Y es que cuando se quieren hacer las cosas, se hacen y punto. No se requiere derrochar presupuesto.


Cinema Planeta, un festival del medio ambiente que nació aquí en Cuernavaca, es donde menos apoyo ha tenido. En el Linconl Center de Nueva York, fue tal el éxito, con la presencia de Carlos Sada, el cónsul de México en EU, de la directora del Instituto de Cultura de México en Nueva York. Bueno, y lo mejor es que hubo gente de la Ciudad de México que viajó especialmente para asistir a este festival en la Gran Manzana. Se oyeron elogios para el proyecto de Cinema Planeta, festival que está ya invitado para el año que entra.
Uno de las películas que más han gustado es la de “Silvestre Pantaleón”, que habla, bueno, casi grita, la enorme cultura ancestral de pueblos mexicanos que, en pleno siglo XXI, siguen levantando sombras como forma tradicional de cura. Ver y escuchar las advocaciones que se hacen a las fuerzas del agua, viento, tierra y fuego, realmente lo hacen a uno refrendar la admiración por toda la cultura que México, y en este caso Morelos y anexas, tienen como para dar y prestar. Qué bien que se escuche hablar de Morelos y de Cuernavaca. Ojalá hubiera más proyectos así. Y en Turín, Italia, se tuvo la oportunidad de escuchar el nombre de Morelos en boca de su directora, donde importantes países desarrollados, como Alemania, Rusia, Brasil y Canadá, se están sumando a la corriente medio ambientalista como parte importante de la defensa del planeta Tierra.
Allá, el realizador de esa maravilla de película llamada “Home”, Yann Arthus Bertrand, es el presidente del Jurado, y Eleonora Isunza, miembro del mismo. Se acuerdan de “Home”, que se hizo gracias al financiamiento de Henry Pinault y que se pasó en exclusiva aquí en Cuernavaca, en el Foro del gran Lago del Borda... Más esfuerzos de esta índole es lo que necesitamos.
En otro orden de ideas, se están editando libros extraordinarios por parte del Gobierno del Estado, como el de Conventos de Morelos, que, en esta misma página, detalla Adalberto Ríos Szalay y que, afortunadamente, siguen así con la tradición de cada administración.
Todavía recordamos La Acrópolis de Xochicalco, Los Manifiestos de Zapata en Náhuatl. Pero lo reprobable es que, terminado el periodo del gobernador que los mandó editar, se acabó, no se vuelven a conseguir esos ejemplares jamás, más que de repente en una venta de libros usados que por supuesto, sabiendo que ya no existen al público, triplican el precio de su venta.
Ojalá que el próximo gobernador que llegue tome en cuenta lo valioso que han editado los distintos gobierno y se reediten no para obsequiarse a gente importante, sino para su venta. Recuerdo libros editados por los gobiernos de Antonio Riva Palacio López, Jorge Carrillo Olea, Sergio Estrada Cajigal y, ahora, de Marco Adame.
Quiera Dios que no se vayan al olvido todos esos libros, y que más allá de querellas o partidismos, se recuperen para bien de Morelos y de los morelenses. Por cierto, ya existe una edición anterior de Conventos de Morelos, pero esta que hoy les presentamos es diferente, con distintos enfoques. Los dos, valiosos. Enhorabuena, y hasta el próximo martes.

Presidenta del Seminario de Cultura Mexicana en Cuernavaca
lya.gutierrez@diariodemorelos.com


COMENTARIOS