Siguenos en
    Redes Sociales

Misa por la vida

Grupos. Convocada por asociaciones a favor de la vida desde la concepción, el XII Obispo ofició la misa.

CUERNAVACA, MORELOS.- “Sea cual fuera el modo como se da la concepción, buscada o no, legítima o no, honesta o descontrolada, correctamente santa o no, toda maternidad que deriva de ella es siempre sagrada”, aseveró el Obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro.
Castro Castro ofició una misa por “la anunciación” de la llegada de Jesús, cuyo nacimiento se da nueve meses después, el 25 de diciembre.
Esta celebración eucarística se da en medio de la polémica que ha generado luego de que agrupaciones civiles entregaran al Congreso de Morelos una iniciativa para que se instituya el 25 de marzo como “Día del Niño por Nacer”.
En su mensaje, el Obispo señaló que “la maternidad no sólo es el camino para el comienzo de una nueva vida, es mucho más; es el camino que Dios recorrió, con este acontecimiento se abre una nueva perspectiva para considerar el origen y el desarrollo de nuestra vida”.
Por ello, expresó: “desde mi punto de vista toda maternidad refleja de un nuevo modo el rostro de Dios y su interés por la vida, sea cual fuera el modo cómo se da la concepción, buscada o no, legítimo o no, honesta o descontrolada, correctamente sana o no, toda maternidad que deriva de ella es siempre sagrada, porque es la vida”.
Y añadió: “destruir la maternidad, impedirla, bloquearla, es un crimen; es quizás el más cruel y despiadado porque su víctima es indefensa, silenciosa, no se puede defender, sólo le quitan el derecho que tiene a vivir, y lo más terrible es que muchas personas lo consideran normal y se lucha por ese derecho”.
El Obispo de la Diócesis de Cuernavaca lamentó que en la actualidad, a los niños y a los niños por nacer los amenaza el egoismo de quienes sufren la sombra de la desesperanza en su corazón, y lleva a matar; “además, la cultura individualista se niega a ser fecundada.

"No podemos degradarnos en una cultura light que nos anula y termina siendo la cultura de la muerte."
Ramón Castro Castro, Obispo de la Diócesis de Cuernavaca


COMENTARIOS