Siguenos en
    

Mando 脷nico suma a Tlalti

CUERNAVACA, MORELOS.- El municipio de Tlaltizapán es la cuarta alcaldía en donde el Mando Único asumió el control total de la seguridad pública, con el objetivo de blindar los límites con otras demarcaciones y estados para evitar el denominado “efecto cucaracha” y de esta manera garantizar la tranquilidad de los habitantes.
Ayer, a través de una nueva conferencia de prensa, en el salón Bicentenario de Casa Morelos, el edil Matías Quiroz Medina, en compañía del encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad Pública, Jesús Alberto Capella Ibarra, y el procurador de Justicia, Rodrigo Dorantes Salgado, realizaron el anuncio.
El alcalde señaló que tras la aprobación del cabildo, determinó otorgar el control de la seguridad al Gobierno del Estado, y enfatizó que dicha decisión corresponde a la prevención ante posibles hechos que pudieran presentarse en otras zonas de la entidad y afectar a Tlaltizapán
“Obedece no a la emergencia que se vive en otros municipios, al contrario, es resultado de la visión estratégica de blindar al pueblo de hechos delictivos sobre todo en territorios que nos rodean y desde luego pondrán en dificultades la operatividad del municipio al no tener la fuerza y equipamiento necesarios”, expresó.

Dotarán a la fuerza policial
En tanto, Jesús Alberto Capella Ibarra, encargado de la SSP, precisó que se le dotará al municipio de 20 elementos policiacos más, así como la entrega de cuatro patrullas y en breve se analizará el tipo de armamento y la estrategia operativa que seguirán para evitar incidentes delictivos.
Descartó que los policías municipales vayan a ser removidos, como ha ocurrido con Yautepec o Amacuzac, y dijo que tampoco serán sometidos a los exámenes de control de confianza.
Con Tlaltizapán suman 4 los municipios en los que el Mando Único ha tomado el control: el primero fue Yautepec, debido al aumento en secuestros, luego siguió Amacuzac, donde la policía fue sustituida y la semana pasada, ante la falta de recursos para dotar a los policías de herramientas, Tlaquiltenango recurrió al apoyo de fuerzas estatales.

COMENTARIOS