Siguenos en
    

México registra niveles de felicidad casi tan altos como Francia, Alemania o Japón

Santiago, 27 Abr (Notimex).- El embajador de México en Chile, Otto Granados, afirmó que “toda decisión gubernamental debe evaluarse en función del impacto que tenga sobre la felicidad de la sociedad”.

Dijo que esa afirmación, sugerida por el filósofo inglés Jeremy Bentham en el siglo XVIII, significa que “variables como el empleo, el crecimiento económico, la seguridad pública o los derechos humanos no son un fin en sí mismos”.

Al intervenir el sábado en el Tercer Encuentro de Relaciones Saludables y Felicidad, apuntó que “su eficacia depende de cuánto elevaron en la población la sensación de felicidad, definida como sentirse bien, disfrutar de la vida y creer que ésta es buena”.

Otra cuestión es cómo impactan las políticas públicas en los niveles de satisfacción de las sociedades y la relación entre las ciencias económicas y la felicidad individual y colectiva, o si son suficientes el crecimiento de la economía y el ingreso para ser felices.

Granados planteó en su conferencia que “la aplicación de determinadas políticas públicas puede tener; y de hecho, tiene una influencia decisiva en la naturaleza de la felicidad que sienten las sociedades”.

El embajador advirtió que, contra la teoría económica tradicional, “el simple aumento de los ingresos no necesariamente conduce a una mayor felicidad de las personas”.

“Ciertos elementos culturales y antropológicos muy arraigados, como el gregarismo familiar, la creencia en Dios o el carácter, probablemente expliquen por qué algunos con bajo ingreso personal muestran tasas altas de felicidad”, dijo.

“México registra niveles de felicidad casi tan altos como Francia, Alemania o Japón, a pesar de que estos países tienen ingresos cinco veces más altos que los del mexicano promedio”, apuntó.

Granados concluyó que hay elementos teóricos y antecedentes económicos y sociales, “como para pensar en la felicidad también como un aspecto central de lo que pasa en el ámbito de lo público”.

En particular, señaló, “de las decisiones que se toman allí, de la forma como la investigación puede aportar numerosas pistas para contribuir, desde ese particular enfoque, a mejorar el bienestar y la felicidad de las personas”.

México fue país invitado al Tercer Encuentro de Relaciones Saludables y Felicidad que se desarrolló este fin de semana en la capital chilena, y donde se presentó el pianista y compositor mexicano Ezequiel Barrera.

El evento fue organizado en Chile por el Instituto del Bienestar, el Instituto de la Felicidad Coca Cola, el programa Campus Saludable de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la productora Eventual.

NTX/MGM/AES/


COMENTARIOS