Siguenos en
    

Los Tamayo Arias: una agonía de 20 años

Dan testimonio. Héctor Tamayo e Isabel Arias, padres de Édgar Tamayo, compartieron su historia.

Cuernavaca, MORELOS.- Héctor Tamayo e Isabel Arias, padres de Édgar, el morelense que fue ejecutado en Texas, compartieron con los fieles católicos el calvario que vivieron durante 20 años, tiempo en el que trataron de impedir la muerte de su hijo.
Durante la primera estación, en la que Jesús es condenado a muerte, los padres de Édgar se identificaron con el dolor que vivió Jesús al saber que su hijo fue condenado a morir siendo inocente.
Isabel Arias, la madre, tomó la palabra y recordó el largo camino que recorrieron y en el que buscaron a presidentes, gobernadores, diputados, senadores, embajadores y cuanta persona pudieron para impedir la ejecución de su hijo, a quien condenaron a la inyección letal acusado de la muerte del policía norteamericano Guy P. Gaddis, en 1994.
“Todos sabemos que un día nos vamos a morir, pero saber el día y la hora es la peor agonía. El día 22 de enero de 2014 mataron a nuestro hijo, siendo inocente y sin darle la oportunidad de defenderse”, dijo la señora Isabel.
A punto del llanto, la madre dijo: “Sus hijas, hermanas y nosotros, sus padres, no le deseamos a nadie esta pena en la que parece que uno se muere por dentro. La vida ya no es igual, nadie es dueño de la vida, sólo Dios”.
También agradeció la compañía de todas las personas que estuvieron cerca de su familia a lo largo de los años de lucha en los que intentaron, por todos los medios, impedir la ejecución, que al final el gobierno de Texas llevó a cabo “con un veneno que acabó con su vida”.


COMENTARIOS