Siguenos en
    

Lenguaje musical en el ser humano

La música empieza donde se acaba el lenguaje. (E.T.A. Hoffmann)

En la antigüedad la expresión musical como influencia en las conductas del hombre se realizaba a través del sonido emanado de su propia voz, con el fin de distinguirlo del habla que utiliza para comunicarse con otros seres.
En Europa, melodías de Beethoven y Amadeus Mozart llegaron al sentimiento, lenguaje y vida de todo un país. En el lejano oriente, usaban notas musicales diferentes para identificar las dedicaciones a personas ordinarias y hombres sabios, no acostumbraban, hacer sonar simultáneamente la voz y el instrumento. En occidente, los rasgos musicales son de origen mitológico, cada nota definía el perfil de cada individuo de acuerdo a su jerarquía, y en el medio oriente usaban la música para el culto y motivar al hombre para sensaciones de gozo.
Estos antecedentes tuvieron grandes repercusiones en el gusto popular, el pueblo romano percibió en la música un nuevo lenguaje, en la Edad Media estaba ligada a la forma en que se desarrolló la liturgia cristiana, seria y discreta, proyectando una identidad de respeto ceremonioso, los oyentes decidieron dejar los sonidos de ceremonia en lo religioso e ir en busca de música que alegrara su diario vivir y, es así como nace la música profana.
Actualmente se escucha el legado, convertido en música del presente, imponiendo su presencia en voces como: Enya, Celine Dion y Los Beatles, así como la cumbia, danzón y hasta música progresiva. Los expertos en Psicología expresan que la música influye en la conductas y el ánimo de todo género, hasta en las especies animales, en la psique o conducta de las personas se estimula el tálamo y la corteza,  lo que permite abrir un espacio de claridad emocional, baja la ira, la depresión, ciertos sonidos hacen vibrar por resonancia la hipófisis, mejorando la orientación temporo-espacial; en la glándula pineal da un efecto calmante, bajando el estrés que pueda alterar el ritmo respiratorio, cardíaco y el funcionamiento de las glándulas sexuales, esparciendo armonía en el sistema nervioso y en todo el organismo.
En México, las diferentes estaciones del año, festejos y fechas especiales, incrementan la actividad y el deseo de tener un punto de encuentro para desatar un evidente reclamo interno de escuchar música. La individualidad emocional al recibir el encanto de la música, despierta el instinto inconsciente, disfrazado de una atracción inexplicable, amistad profunda o recuerdos que jamás volverán. En esta nueva era, una  letra de canción, una música melodiosa y un ritmo por gusto personal se convierte en el instrumento de paz y de mensajes masivos a nivel mundial, lo decía John Lennon cantando  “Imagine”, o  The Credence que mediante sus canciones hacían ver lo maravilloso de la naturaleza, con “Alguna vez has visto llover”.


COMENTARIOS