Siguenos en
    Redes Sociales

Insomnio es trastorno del sueño más frecuente

Foto: Flickr

Guadalajara, 5 May.- El neumólogo y médico internista del IMSS en Jalisco, Rubén Santoyo Ayala, dijo que el insomnio constituye el trastorno del sueño más frecuente entre la población y se estima que hasta 40% ha padecido algún episodio de dificultad para dormir en algún momento de su vida.

Expresó que de esta estadística, aproximadamente 15 por ciento sufre de insomnio crónico caracterizado por falta de sueño a la hora del descanso nocturno o por el registro de los llamados microdespertares a lo largo de la noche.

“Esto quiere decir que se duermen pero ven interrumpido el sueño, se despiertan y ya no se vuelven a dormir o lo hacen pero en unas cuantas horas vuelven a despertar, por lo tanto no existe descanso ni sueño reparador”, afirmó.

Señaló que aproximadamente 8 por ciento de los pacientes con problemas de insomnio recurre a la automedicación y al abuso de somníferos, los cuales además de crear dependencia genera tolerancia física, “es decir que la persona requiere de dosis mayores para conseguir el efecto narcótico”.

Manifestó que uno de los sectores que más recurre al consumo de medicamentos para dormir es el de adultos mayores, derivado de que la población mayor concilia hasta 30% menos el sueño en esta etapa de su vida.

Subrayó que el insomnio va relacionado a una serie de factores de tipo externo o ambiental, como hábitos nocivos, el consumo y abuso de alcohol, drogas, café y tabaco, o se asocia a estados emocionales como el estrés, la depresión o ansiedad.

Indicó que en contraparte y debido al aumento en la incidencia de sobrepeso y obesidad entre la población, “hay otros problemas como la apnea del sueño y el síndrome de Pickwick, en el que se acumula dióxido de carbono y se presenta una falta de oxigenación en el cuerpo van en aumento”.

“Se dice que hasta 30% de personas con obesidad puede presentar apnea del sueño, trastorno en el que los pacientes mientras duermen dejan de respirar durante algunos segundos de manera inconsciente, lo cual es altamente peligroso”, apuntó.

Mencionó que la incidencia de problemas de sueño asociados a la hipoventilación, “es de alrededor de 6% entre la población en general”.

Precisó que la mala calidad del sueño está asociada a una serie de enfermedades crónico degenerativas “y se estima que existen de 70 a 90 trastornos de sueño, siendo los más frecuentes los mencionados, además de piernas inquietas, bruxismo, enuresis, sonambulismo y narcolepsia, entre otros”.

“Si una persona está somnolienta todo el día hay que hacer una prueba de gasometría para ver si su retención de dióxido de carbono no es alta, es falso el hecho de decir que somos muy dormilones, lo que sucede es que podemos presentar deseos excesivos de dormir por una patología”, advirtió.

Agregó que una adecuada calidad del sueño, además de ser una actividad cerebral necesaria para el funcionamiento del organismo, constituye un mecanismo en el que se activan diversas hormonas como la del crecimiento, los estrógenos en las mujeres y la testosterona en el hombre que regulan prácticamente todas las funciones del ser humano.

Explicó que el tiempo que una persona debe dormir varía conforme a la edad, “por ejemplo un recién nacido puede requerir hasta más de 15 horas de sueño al día, en tanto un adulto alrededor de ocho horas diarias, y una persona de la tercera edad únicamente seis”.

Resaltó que los seres humanos “pasamos una tercera parte de nuestra vida durmiendo, de ahí la importancia de que el descanso sea óptimo para mantenernos sanos”.

Recomendó no automedicarse ante cualquier dificultad para conciliar el sueño, “dado que esto retrasaría el diagnóstico oportuno de algún trastorno, no consumir alcohol, tabaco o café, evitar realizar ejercicio físico extenuante por las tardes, fijar una hora para dormir a diario, acondicionar el cuarto y procurar una cena ligera alrededor de las 19:00 horas”.

NTX/HPP7AJV


COMENTARIOS