Siguenos en
    Redes Sociales

Inicia cuaresma

CUERNAVACA, MORELOS.- El Obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, llamó a la feligresía a aprovechar la Cuaresma para renovar sus actitudes y corazones a través del ayuno, la penitencia y la oración.
En la homilía celebrada ayer al medio día en la Catedral de Cuernavaca, monseñor explicó que la cuaresma (el tiempo de preparación que concluye el Domingo de Ramos, y que da paso a la Semana Santa) tiene la intención de descontaminar sólo a aquellos que así lo quieran.  
“No se trata sólo de un cambio de actitudes, también de corazón y de creer en Jesús y lo que anuncia en el evangelio, porque el es el camino, la verdad y la vida, creamos en aquel que ha dado su vida por nosotros y ha ofrecido su vida para salvarnos”, refirió el obispo.
Asimismo, reflexionó que la importancia de la Cuaresma radica en que en la actualidad existe una emergencia espiritual en la que se viven situaciones inéditas que no se veían hace 20 años, en la que reinan los antivalores que alarman al corazón.
Por ello, dijo que la imposición de la ceniza es un compromiso y un camino que busca cambiar los corazones y las actitudes del ser humano, haciendo que brille de nuevo el alma y recupere su lucidez más profunda y espiritual.
“Estamos en una crisis antropológica sin precedentes donde debería reinar Dios. Donde deberían reinar los valores de Dios, reina el pensamiento pequeño del ser humano. La Cuaresma tiene la intención de descontaminarnos”, añadió Ramón Castro. 
Ayer, en Morelos, miles de católicos acudieron a las distintas celebraciones religiosas a recibir una cruz en la frente con las cenizas que se obtienen al quemar las palmas usadas el Domingo de Ramos del año pasado.
Mientras se impone la ceniza, el sacerdote repite las palabras: “arrepiéntete y cree en el evangelio”, a lo que los fieles responden “amen”.
Según la Arquidiócesis Primada de México, con la cruz de ceniza, los fieles aceptan el sacrificio, los actos de piedad y la reconciliación con Dios.

"Hagamos un acto de confianza en esta Cuaresma purificando en plenitud mi fe en Cristo Jesús, Hijo de Dios."
Ramón Castro Castro,  Obispo de Cuernavaca


COMENTARIOS