Siguenos en
    Redes Sociales

Ha tenido Miranda un caso irregular

CUERNAVACA, MORELOS.- A 13 años y ocho meses de permanecer encarcelado en la prisión de San Quentin, en San Francisco, California, Estados Unidos, familiares de Víctor Manuel Miranda Guerrero, están buscando apoyo para evitar que su hermano sea ejecutado por inyección letal, luego de que en junio del 2000 fuera declarado culpable de robo, violación y asesinato de Bridgett  Elizabeth Ballas, ultimada el 27 de noviembre de 1999.
Ante la falta de ayuda de las autoridades mexicanas y morelenses, su hermana Rosa Miranda Guerrero, decidió hacer público el caso con la esperanza de encontrar eco en algún funcionario estatal o federal que pudiera ayudarlos en su lucha por la vida de su hermano.
"Fuimos a la Secretaría de Relaciones Exteriores, intentamos hablar con el entonces gobernador Sergio Estrada Cajigal, incluso le dimos una carta al presidente Vicente Fox durante una gira que vino a Cuernavaca, pero no tuvimos respuesta", precisó.
La mujer relató que Víctor fue incriminado injustamente y que está pagando por un asesinato que no cometió, "no es posible que él haya sido detenido seis meses después de que la mujer murió, justo cuando salía de su trabajo".
Mencionó que desde la detención de su hermano el caso está plagado de muchas inconsistencias, "mi hermano es detenido seis meses después de la muerte de esta señora, y Pedro (su hermano) se vino tres meses antes, sí Víctor fuera culpable se hubiera venido con Pedro".
Rosa narró que la única vez que Víctor tuvo contacto con Bridgett fue cuando se dirigía a su trabajo, "Mi hermano se dirigía a su trabajo en compañía de un amigo, cuando vieron a una persona que estaba tirada en el piso, entonces Víctor le dijo vamos a ver que tiene, si necesita ayuda, pero su amigo le dijo que no, que sí llegaba la policía se los iba a llevar, entonces Víctor se acercó a verla pero ya estaba muerta".
Desde ese día la vida de Víctor quedó marcada para siempre, seis meses después en junio del 2000 fue detenido, y posteriormente su familia fue notificada en Cuernavaca.
Rosa viajó a California, y estuvo al pendiente de su hermano varios días, acudió al juicio, pidió pruebas e intentó ver porque lo estaban incriminando, pero sus peticiones nunca fueron escuchadas, un grupo de investigadores encabezados por Javier Calvo se las negaron.
"Yo pedí pruebas, testigos y nadie se presentó, yo dije por qué no hay nadie aquí, por qué no le hablaron al amigo que ese día iba con Víctor, yo pedí las cosas de mi hermano, pedí pruebas, solicité los efectos personales y una copia del expediente, nada me dieron, sólo una cruz y una oración que siempre llevaba con él", indicó.
Ahora, su lucha es por salvarle la vida, un juez le concedió una última apelación a Víctor pero advirtiéndolos que sí perdía se iría a ejecución y si la ganaba tendría cadena perpetua.

"Yo pedí pruebas, testigos y nadie se presentó, yo dije por qué no hay nadie aquí, por qué no le hablaron al amigo que ese día iba con Víctor."
Rosa Miranda Guerrero, hermana de Víctor Manuel.

"El problema ahorita es que tiene un defensor público que lo está representando y que en realidad no ha hecho mucho por el caso."
Pablo Castro, presidente de la Confederación de Asociaciones.


COMENTARIOS