Siguenos en
    

Fraguan en Cuernavaca ‘cochinada’

CUERNAVACA, MORELOS.- Algunos miembros del Ayuntamiento capitalino se afilan las uñas para concretar un jugoso negocio con la empresa Comercializadora Rowe SA de CV, que pretende construir puentes peatonales, a cambio de tapizar la ciudad con publicidad estática.
Lo anterior, después de que esa empresa hizo llegar una correspondencia al Cabildo, en la que solicita reactivar la autorización que en la administración anterior se autorizó el 8 de julio de 2011, para que se hiciera cargo de la construcción de 18 puentes peatonales y 160 paraderos de autobús.
En contraprestación, el Ayuntamiento le permitiría a Comercializadora Rowe la instalación y renta de por lo menos 72 espectaculares que serán colocados en los puentes, y hasta 640 anuncios publicitarios o mupis en los paraderos, afectando el entorno visual de una ciudad que pretende la sustentabilidad.
Se trata de la misma empresa que realizó tratos con el ex alcalde Manuel Martínez Garrigós, aunque quienes estuvieron cerca de las negociaciones señalan que el empresario no le llegó al precio a quienes impulsaban esa iniciativa a cambio del llamado “entre”.
El acuerdo de cabildo que se podría reactivar establece que esa empresa construirá los puentes y los paraderos, a cambio de una concesión por hasta 15 años para explotar los espacios publicitarios, que se podría renovar, sin que el Ayuntamiento pueda obtener algún otro beneficio económico que vaya a las arcas municipales.
Al darse lectura a la correspondencia de Comercializadora Rowe también se dio el primer paso para que se realice el contrato, lo que implica que el empresario estará cabildeando con el propio Cabildo capitalino, con propuestas que pueden ir directo a los bolsillos de los concejales.

Hay “moche”
en puerta
Una muestra de que hay beneficios económicos para los integrantes de los cabildos cuando está de por medio una concesión como la que pretende Rowe, se dio en la sesión edilicia donde se aprobó por primera ocasión su propuesta.
Después de una acalorada discusión, sólo dos regidores habían manifestado su oposición con argumentos sólidos, Vera Sisniega y Pablo Aguilar, pero era conocido que la concejal no iba a ceder, por lo que el entonces edil Martínez Garrigós amenazó abiertamente a Aguilar Ochoa, al decirle: “Quieres que le llame al gobernador (Marco Antonio Adame)”.
Pablo Aguilar no cedía y su voto era fundamental para que la concesión fuera aprobada,  así que Garrigós decretó un receso de 5 minutos, en los cuales él y los concejales priistas acorralaron en una esquina al panista, quien al final voto a favor de la propuesta, en contra sólo Vera Sisniega y Marco Antonio Martínez Dorantes; la propuesta pasó con 12 votos a favor.

"Para nadie es un secreto que antes de pasar una propuesta de esa magnitud los regidores son visitados por los empresarios y hay una labor de convencimiento que incluye un apoyo económico."
Juan “N”, fuente al interior del ayuntamiento de Cuernavaca


COMENTARIOS