Siguenos en
    

Exigen placas con un plant贸n

CUERNAVACA, MORELOS.- Agremiados a la Unión de la Clase Trabajadora (Uclat) prometieron “desnudar” al presidente de la Federación Auténtica del Transporte (FAT), Dagoberto Rivera Jaimes, al señalar que detrás de su oposición al programa de regularización del taxis, esconde intereses personales de índole económico.
El líder de la Uclat, Víctor Mata Alarcón, dio un adelanto de lo que los taxistas están dispuestos a hacer para defender el programa de regularización de placas que los beneficiará de manera directa.
En los próximos días “presentaremos documentación que le va a quitar la máscara a Dagoberto Rivera” porque “le vamos a sacar sus trapitos al sol”, anunció Mata Alarcón.
“No queríamos, Dagoberto, pero hoy nos vas a conocer, porque entre gitanos no se lee la buena ventura”, fue el mensaje que le hicieron llegar al transportista, a quien se le atribuye la autoría intelectual del juicio de amparo que los ruteros presentaron en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo contra la regularización de unidades del transportes público sin itinerario fijo (taxis).
En el adelanto de lo que están dispuestos a ventilar, sobre el liderazgo de Rivera Jaimes en la FAT, Mata Alarcón agregó que “en su momento, todos hicimos cosas ilegales”.
Así que le pidieron que hoy “no levante la bandera de la dignidad y del orgullo por el transporte público”.
Le recordaron las negociaciones de la empresa Emiliano Zapata, totalmente ilegal, en las que participó, sin que nadie le dijera nada, o se metiera con “sus intereses”.
El representante de la Uclat acusó a Dagoberto Rivera de azuzar a los concesionarios de rutas a salir a la calle a protestar por la regularización de una rama del transporte distinta a la de ellos, cuando en realidad lo que está defendiendo es el negocio familiar que tiene con taxis.
“El señor tiene taxis. Por qué no dice que lo que está detrás de esto es el interés de proteger su negocio familiar, por qué involucra a los ruteros”, cuestionó.
Añadió que Rivera Jaimes está llevando al despeñadero a un gremio que se niega a ver la realidad, y precisó que la Uclat no quiere iniciar una guerra con los concesionarios de las rutas, ni confrontar a la autoridad, que tiene la intención de “alivianar” a cientos de familias con el programa de regularización de placas.
Por lo que el llamado para los transportistas –además de la advertencia para Dagoberto- es a que acepten la regularización y la reconciliación entre los dos sectores –ruteros y taxistas.

COMENTARIOS