Siguenos en
    Redes Sociales

Evidencias agrarias

Aplicadas a la realidad,  significarían una exposición  ordenada y sistemática de  motivos referentes a procesos,  hechos,   recuerdos, actividades y acontecimientos ocurridos, a  través de cierto tiempo y susceptibles de documentarse. Ante  la urgencia de fortalecer el amor a la tierra morelense,  a efecto de parar,  o por lo menos   frenar,  la imparable venta de parcelas ejidales y/o comunales, parece indicado acudir al rescate de ideas/fuerzas evidentes,  vinculadas al movimiento agrarista de la luchas armadas campesinas de 1910 a 1920 y del subsecuente    gran reparto  de los latifundios, de 1920 a 1946. Lamentablemente,  a partir de 1988, el zapatismo entró en un letargo debido a las ceremonias  burocráticas  conmemorativas y, sobre todo, por la modificación del Artículo  27º constitucional, realizada en diciembre de 1991 por el gobierno del salinato. Esta reforma destruyó  al ejido como empresa social. Las evidencias de rescate, a emprenderse de inmediato,   serían como sigue:  1ª.-Trasladar,  a la brevedad, la estatua ecuestre del Gral. Emiliano Zapata Salazar, de Buenavista a  la  glorieta de Plan de Ayala, una vez terminada su  construcción. 2ª.-Recuperar   el edificio del Hotel Peñalba,   esquina con Degollado y Matamoros, que alojó al Gral. Zapata Salazar  y a su Estado Mayor, durante la ocupación de Cuernavaca, en 1916. Decretarlo parte del  patrimonio histórico de la "Ruta Zapata",  evaluando su valor. Asignarlo  al presupuesto estatal-municipal de 2013, para  adquirirlo  a su propietario e  indemnizar a los comerciantes que lo ocupan.  3ª.-Digitalizar la colección hemerográfica más completa  de la Revolución del Sur, que existe   en el Departamento de Historia de la Universidad de Harvard, Cambridge  Mass., E. U.  4ª.-Integrar la extensa colección de biografías del Gral. Zapata Salazar: de los autores John Womack,  Jesús  Sotelo Inclán,  Francisco Javier Arenas,  Valentín  López  Gonzalez, Ramón Martínez Escamilla,   Gildardo Magaña, INHA, CEHAM y demás. 5ª.-Exhibir en el cine Morelos películas de temas revolucionarios: “Zapata”, de  Marlon Brando; “El Compadre Mendoza”; “Vámonos con Pancho Villa”; “La Escondida”; “Gringo Viejo”; el documental “Los Últimos Zapatistas”,  de Francesco Taboada  Tabone, entre  otras.  6ª.-Llevarlas también a cines de las principales  ciudades morelenses:  Cuautla, Jojutla , Zacatepec, Jonacatepec,   Puente  de Ixtla,   etc., mediante entradas gratuitas. 7ª.-Promover las novelas de la Revolución: de Mariano Azuela,   José  Rubén Romero, Carlos Fuentes, Martín Luis Guzmán,  Gregorio López y Fuentes,  Francisco L.  Urquizo,  José  Mancisidor y  demás. 8ª.-Proyectar videos   del arte muralista de Diego Rivera: en el Palacio de Cortés, de Cuernavaca;   en Secretaría de Educación  Pública; en la Cd. de México; en la   Capilla de la Universidad  Autónoma   de Chapingo. 9ª.-Fomentar la escucha de corridos y cantos  de la Revolución:  La Adelita, La Valentina,   La Rielera, La Cucaracha... 10ª.-Reproducir la estupenda colección fotográfica  del archivo de Agustín  Casasola   e hijos, existente en Pachuca, Hidalgo. RETROSPECTIVA:   Desde 1988 a la fecha, hay una grave crisis  rural que sufre el ampo  morelense y el país entero; esto permite confiar  en que la recuperación  de las evidencias  de los principios del  zapatismo -amor a  la   tierra,  libertad, reforma,  justicia y ley-,  podrían   ser  valiosos y coadyuvantes al mejoramiento del ingreso, empleo,    educación, salud   y bienestar,  del campesinado  morelense.  Los intereses  dividen. Los ideales unen.    Es  cuanto.  
 


COMENTARIOS