Siguenos en
    Redes Sociales

Estrellas ‘bebés’ en la constelación de Orión

Desde hace ya varios años se ha sabido que en la constelación de Orión, el cazador, dentro de la nebulosa de Orión (M42) están naciendo nuevas estrellas, consecuencia de las primeras imágenes del telescopio espacial Hubble en donde se observó evidencia de estas protoestrellas.
Sin embargo, en una reciente publicación en la prestigiosa revista Astrophysics Letters, se ha reportado que el telescopio espacial Herschel, que observa en el infrarrojo lejano y submilimétrico, ha detectado más de 55 nuevos candidatos a estrellas en formación en esta nebulosa.
Los astrónomos saben que las protoestrellas nacen de nubes de gas interestelar por acumulación gravitacional. Esto condensa un gas a grandes densidades, pero no tan grandes que aún no pueden alcanzar la fusión nuclear necesaria para hacerlas brillar. En esta etapa preliminar de su formación emiten luz en el infrarrojo lejano y submilimétrico. Ahí es donde el telescopio espacial Herschel entra en acción a pesar de que ya está muriendo. Se está agotando su refrigerante y combustible.
El descubrimiento vino de manera sorpresiva, pues en imágenes tomadas por el Hubble no aparecen dichas estrellas. Sin embargo al revisar las fotografías del Herschel había algo nuevo en ellas. Nuevos puntos brillantes que había que confirmar su existencia y no fuesen sólo galaxias lejanas que en esta etapa de formación de las estrellas pueden ser confundidas con galaxias con corrimientos muy lejanos al rojo.
De estas 55 estrellas, 11 resultaron ser estrellas reales en formación. Esta etapa de «crecimiento» de una estrella dura apenas unos 25 mil años, un parpadeo en la evolución cósmica. La vida media de una estrella del tamaño del Sol es de unos 10 mil millones de años. Así, Herschel ha proporcionado evidencia real de este proceso en una nube que está apenas a mil 600 años luz de nosotros. En nuestro jardín, en términos cósmicos.
Lo más importante del descubrimiento es que ésto ayudará a entender dónde y cómo se forman las estrellas y el efecto que tiene el ambiente que las rodea en su nacimiento. A pesar de que el Herschel está en sus últimos días, se espera que pueda ayudar a recabar mas datos antes de que entre en invernación en el espacio.
La nebulosa de Orión, M42 se puede ver aún poco después del atardecer en el Este. Es la estrella de en medio de la espada, debajo de las 3 Marías o el arado, en el cinturón de Orión y ¡es visible con binoculares!

Para mayor información, véase:
http://arxiv.org/abs/1302.1203
o http://www.skyandtelescope.com/news/home/Aging-Telescope-Finds-Baby-Star...

trujillo@sis.unam.mx


COMENTARIOS