Siguenos en
    

Env铆an a Morelos a Josmar Flores

El pastor. Josmar Flores Pereira fue trasladado al Ceferepsi en Morelos, en donde permanecer谩 internado 4 a帽os, por amenazar con explotar un avi贸n en el 2009.
El pastor. Josmar Flores Pereira fue trasladado al Ceferepsi en Morelos, en donde permanecer谩 internado 4 a帽os, por amenazar con explotar un avi贸n en el 2009.

Ayala, Morelos.-  El pastor evangélico Josmar Flores Pereira ingresó al Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi), ubicado en Ayala, Morelos, luego de que en el mes de septiembre del año en curso, un juez lo declarara inimputable, tras haber secuestrado un avión en la Ciudad de México en el 2009.
De acuerdo con autoridades de la subsecretaría del Sistema Penitenciario del Distrito Federal, Flores Pereira se encontraba internado en el Reclusorio Oriente, sin embargo, se dio a conocer que el viernes en la noche salió para ser recluido en el Ceferpsi de Morelos.
El 26 de octubre del año en curso, Josmar fue declarado inimputable por el Juzgado Cuarto de Distrito, por lo que tendrá que estar sujeto a un tratamiento de cuatro años en el Centro al que fue trasladado desde el viernes en la noche.
Lo anterior, se debe a que peritos especializados de la Procuraduría General de la República (PGR) determinaron que sufre de esquizofrenia y paranoia.
En el mes de septiembre, un magistrado del Segundo Tribunal Unitario del Distrito Federal anuló la sentencia de 7 años, 7 meses y 15 días de prisión, así como una multa de 10 mil 905 pesos, y una reparación del daño de 738 mil 222 pesos, bajo el argumento de que se trataba de un enfermo mental.
En días pasados, Josmar y otros cinco internos concluyeron la huelga de hambre que iniciaron, supuestamente tras ser agredidos por difundir un video que evidenciaba actos de corrupción en el interior del Reclusorio Oriente.
Como se recordará, Josmar Flores Pereira fue detenido el 9 de septiembre del 2009, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, tras retener a los pasajeros de un vuelo procedente de Cancún, Quintana Roo.
Ahí, amenazó a la tripulación con hacer explotar una bomba, que al final resultó ser una caja de zapatos con latas, las cuales se encontraban unidas con cinta adhesiva; de modo que fue detenido y procesado, pero un juez lo declaró inimputable por padecer esquizofrenia y paranoia.


COMENTARIOS