Siguenos en
    

Enjuiciado por el pueblo

Un Judas colgado frente a la Catedral espera a ser quemado el Sábado de Gloria. Esta tradición ancestral, en la que se representa al apóstol -que traicionó a Jesús- con muñecos de cartón representados por personajes indeseables de la vida política y
social, se niega a desaparecer.


COMENTARIOS