Siguenos en
    Redes Sociales

Endeudó Jiute y aún quiere más

JIUTEPEC, MORELOS.- La presidenta municipal de Jiutepec, Silvia Salazar Hernández, pretende endeudar a todos los jiutepequenses por al menos 120 millones de pesos más, con el pretexto de que la anterior administración le heredó compromisos por 400 millones de pesos.
Esta intención se desprende de un reciente discurso de la alcaldesa en el Instituto de Desarrollo y Fortalecimiento Municipal del Estado de Morelos (Idefomm), donde responsabilizó de la crisis municipal a sus antecesores.
En la queja de Salazar Hernández sobre la crítica situación que viven el gobierno y los jiutepequenses por insuficientes servicios públicos, se infiere que señala, al menos, a Miguel Ángel Rabadán Calderón, quien fue el alcalde antecesor inmediato.
“En Jiutepec no queremos refinanciar, queremos un crédito porque recibimos una maleta llena de laudos que hemos estado liberando”, amenazó la edil, aunque en otro espacio de forma directa o vía interpósita persona se ha pretendido desmentir que busca endeudar más a los jiutepequenses.
En la misma intervención, Silvia Salazar Hernández se duele del deterioro que sufre el gobierno municipal producto de la gestión de anteriores gobernantes, sin referir que de 2009 a 2012 ella misma fue secretaria general del gobierno que encabezó Miguel Ángel Rabadán.
“Claro que va a colapsar la administración en Jiutepec (…) más de 400 millones me heredaron de deuda”, dijo la llamada profesora, en cuyo ejercicio de gobierno anterior se gastó un crédito por 200 millones de pesos en forma turbia y aún pesa en las finanzas municipales.
De acuerdo con la alcaldesa Silvia Salazar, heredó compromisos por 400 millones de pesos, lo que sumado a los al menos 120 millones de un crédito, las repercusiones serían para toda la ciudadanía en función de que se trata de dinero público.
Un simple operación aritmética entre la población municipal y la deuda que se pretende, daría que cada jiutepequense, hombre o mujer, adulto o recién nacido, deberá en promedio 3 mil 250 pesos, sin haberlo pedido.
El cobro de esa suma se reflejará en la no realización de obras y prestación de servicios públicos, como la recolección de la basura, que merece en función de sus cumplimientos como contribuyente, por culpa de quienes generaron la crisis actual, entre ellos Miguel Ángel Rabadán y la misma Silvia Salazar.


COMENTARIOS