Siguenos en
    Redes Sociales

Embargan a María Cristina

El histórico Hotel de Bulevar Juárez ayer fue desalojado por una deuda de 15 millones y diez años sin pago de renta.
El histórico Hotel de Bulevar Juárez ayer fue desalojado por una deuda de 15 millones y diez años sin pago de renta.

CUERNAVACA, MORELOS.-  Un adeudo aproximado a los 15 millones de pesos, por concepto de la renta de inmueble, motivó que el Banco Mercantil del Norte (Banorte) embargara el edificio en el que hasta ayer fueron las habitaciones y restaurante del hotel María Cristina, informó el apoderado legal del grupo bancario de la División Fiduciaria, Juan Carlos Muñoz Bacap.
“Este desalojo se debió por la falta de pago en las rentas y fue en contra de la empresa Mancri, que es la que tenía la administración del María Cristina”, refirió el abogado.
Explicó que hace 2 años la firma que representa inició un juicio de controversia de arrendamiento ante un juez en la Ciudad de México, en el cual le solicitaron la recisión del contrato y, como consecuencia, el desalojo del inmueble cuyos titulares sumaron más de 10 años sin poder liquidar la renta.
Según Juan Carlos Bacap, el embargo del hotel se derivó de un crédito que Banorte concedió a la empresa Vestitela, la cual otorgó en fideicomiso la propiedad del María Cristina, y con la intención de que los pagos del préstamo se abonaran con las rentas se creó un contrato de arrendamiento con Mancri, pero no funcionó.
Así, el apoderado añadió que el juez resolvió la recisión del contrato que tenía la delegación fiduciaria de Banorte con Mancri, y como consecuencia se ordenó la desocupación del inmueble, incluido el pago de las rentas.
El representante del grupo bancario dijo que de localizar otros inmuebles o propiedades de la empresa, también serán embargadas para garantizar el pago total de las rentas.
Ayer, alrededor de las 7:00 horas, personal contratado por la firma mercantil desalojó el mobiliario del hotel que se ubica entre las calles de Abasolo y bulevar Juárez, en el Centro de Cuernavaca.
Al filo de las 11:00 horas, en ambas aceras se apreciaban colchones, sillas, mesas, tocadores y aparatos electrodomésticos, entre otros, que más tarde fueron resguardados en una bodega.


COMENTARIOS