Siguenos en
    Redes Sociales

Echan mano del maíz tecnificado

Otros productos del campo, ahora, para aumentar la productividad de las tierras y aprovechar al máximo los espacios entre las milpas, varios productores morelenses utilizan nuevas técnicas y semillas mejoradas para sacar mayor rendimiento de las cosechas. El maestro en Ciencias Agropecuarias Samuel Bustamante lo explica:
“Con variedades mejoradas, maquinaria y tecnologías, el campo está produciendo. Existen variedades como el Zapata 2 y 4, que producen tres veces el rendimiento de la media total. Por ejemplo, en esta región (los ejidos de San Antonio) se obtendrán más de dos toneladas adicionales por hectárea”, señala el investigador.
Según el también coordinador de Vinculación y Extensión de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), el objetivo de la producción intensiva es sembrar las plantas a una distancia de 18 centímetros cada una, para así obtener unas siete plantas por metro, en comparación con las dos o tres que se sembraban por cada metro de distancia. “Así, hay mayor densidad de población y mayor rendimiento en los cultivos, y esto genera mejor producción”, añade.
La hipótesis del académico la sustenta Ángel Solano, uno de los productores de la parcela escolar del ejido de San Antonio. Teniendo como referencia las tierras del ejido, señala que ahí siembra más de 20 variedades de maíz, del que obtiene casi el doble de toneladas, que marcan la media estatal y nacional.
“En este espacio sembramos unas 23 variedades de maíz, los cuales nos dan un rendimiento de 11 toneladas por hectárea; cuando la media, a nivel estado o a nivel nacional, es de cuatro toneladas”, refiere.
Sin embargo, acota que en las nueve hectáreas de la “Parcela Grano de Oro” tiene una producción de entre 10 y 11 toneladas en las variedades de semilla, como el H516, H515, Costeño mejorado y Zapata 2, 4 y 5.
Poco a poco, el “mateado” queda atrás. La necesidad que tienen los campesinos por producir más y mejores granos para el consumo humano, los obliga a implementar tecnologías alternativas, asesorados por especialistas como los agrónomos de la UAEM.


COMENTARIOS