Siguenos en
    

Divide ASF a los diputados

Sin quórum. Pasan lista dos veces y se quedan sin la asistencia mínima para continuar la sesión. El presidente del Congreso dijo que se continuará hasta la próxima semana.

CUERNAVACA, MORELOS.- PRI y PAN exhibieron ayer la falta de consenso sobre la reforma constitucional que plantea la transformación de la Auditoría Superior de Fiscalización (ASF) y reventaron la sesión, para aplazar la discusión.
Desde antes del inicio de los trabajos, diputados de oposición mostraron su inconformidad por la presunta intención del PRD de sorprenderlos con la inclusión, en primera lectura, del dictamen de la iniciativa que reforma y adiciona la Constitución para crear la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización del Congreso y solicitar su votación de urgente y obvia resolución.
El proyecto abrogaría la existencia del actual organismo, cuyo responsable es Luis Manuel González Velázquez, afín del PRI, quien con la creación de una nueva dependencia, en automático dejaría de ser titular.
El coordinador del PRI, Isaac Pimentel Rivas, advirtió la víspera, que la intención de la izquierda no iba a prosperar y el diputado también tricolor, Manuel Agüero Tovar, se encargó de hacer la tarea.
Primero en declaraciones y después en la sesión, Agüero Tovar dijo que el dictamen no contaba con las firmas de los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales.
Observó que se trata de un proyecto que, si bien tiene el espíritu de fortalecer la fiscalización de la hacienda pública, también puede tratarse de “un traje a la medida” del PRD para la designación del titular.
El legislador priista dijo que el dictamen señala que el titular de la Auditoría podría ser designado con la mayoría simple del Pleno.
Es decir con el 50 por ciento más uno de los presentes, lo que en estos momentos favorecería a la izquierda que, con sus aliados, podría “hacer lo que les parezca” con la Auditoría, acotó Pimentel.
Pero además, precisó que un cambio así, va en contra del principio legislativo que establece como la votación de mayoría calificada para la aprobación de cualquier decreto en el Legislativo.
El coordinador del PAN, Javier Bolaños Aguilar, coincidió en que es necesario darle a la Auditoría  Superior mayor autonomía de gestión para que pueda auditar y entregar cuentas claras con lo que ocurre el dinero público.
Pero, dijo que es necesario analizar con calma la propuesta porque se corre el riesgo de que la Auditoría quede subordinada a un Consejo y eso podría representar también un retroceso.
Con esos argumentos, los diputados frenaron el cabildeo que la iniciadora de la reforma, la perredista Lucía Meza Guzmán, realizó entre el resto de los legisladores para lograr el objetivo planteado antes de la sesión.
Meza Guzmán rechazó que haya pretendido sorprender a la oposición y también negó que el dictamen no contara con firmas, al precisar que el documento fue firmado por la mayoría de los diputados de la Comisión de Puntos.
El conflicto motivó el acuerdo entre diputados de las tres fuerzas políticas para reventar la sesión a pesar de que, a petición de Manuel Agüero Tovar, el dictamen ya había sido retirado del orden del día.


COMENTARIOS