Siguenos en
    

De la mano por la paz de Morelos

Acuerdos. El secretario de Gobierno, Jorge Messeguer Guillén y el Obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Monseñor Ramón Castro Castro, ayer, después de sostener una plática en la Catedral de Cuernavaca.

CUERNAVACA, MORELOS.- El secretario de Gobierno, Jorge Messeguer Guillén, y el XII Obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, sostuvieron una reunión en la que acordaron trabajar de manera coordinada para obtener beneficios a favor de los morelenses en materia de seguridad.
La tarde de ayer, el encargado de la política interna del Estado arribó a la Catedral de Cuernavaca para encontrarse y dialogar de manera privada con el Obispo Ramón Castro Castro.
Al término de la reunión, Messeguer Guillén indicó que se abordaron dos puntos principales y externó que existe la coincidencia en realizar un trabajo unido, para lograr la reconstrucción del tejido social, que se ha propuesto la actual administración.
“Reafirmar con el señor Obispo nuestra política y nuestras coincidencias en la construcción del camino por la paz, en esta política que hemos iniciado desde el principio del Gobierno y que coincidimos con el señor Obispo, porque tenemos que actuar todos unidos”, precisó.
Además, señaló que han invitado a monseñor Ramón Castro a la inauguración del Foro Internacional de Derechos Humanos, mismo que arranca este lunes, al indicar que su presencia es importante derivado del realce que le daría al evento.
En tanto, el Obispo explicó que la intención del encuentro fue para coincidir y lograr mejorar el ambiente de tranquilidad que la sociedad ha estado pidiendo, por lo que, aseveró se están buscando las formas para obtener resultados positivos.
“Buscar las formas; yo creo que ninguno de los dos estamos en la intención jamás de confrontarnos, sino de buscar los puntos de unión en donde sea posible, habrá temas ciertamente en donde no coincidimos, es natural, pero en los que sí coincidimos trabajar juntos por el bien de Morelos”, sostuvo.
Asimismo, el Obispo descartó que la Iglesia Católica organice la marcha por la paz, programada para el 2 de marzo, al explicar que tanto él como la Iglesia han sido invitados y estarán conviviendo con la ciudadanía que acuda a expresar su sentir.


COMENTARIOS