Siguenos en
    Redes Sociales

Cultivan fe y tradición

CUERNAVACA, MORELOS.- Miles de familias acudieron a la bendición de sus niños Dios a las diferentes parroquias de Cuernavaca, dejando para después la tamaliza.
Desde muy temprano, quienes profesan la religión católica se dieron cita en las iglesias para recibir la bendición de sus niños, a los que el pasado 24 de diciembre arrullaron en la víspera de la Noche Buena.
De de todos tamaños y con todo tipo de vestimenta fueron presentados en la iglesia. Algunas familias, llevaban sus figuras elaboradas de yeso  para la bendición, otros llevaban más de tres, o dependiendo de los que les tocó apadrinar.
A pesar de que la tradición dicta que los niños Dios son llevados al templo para su presentación, con el tiempo, a esta celebración se la sumado un poco de fiesta, pues el 2 de febrero es la fecha en la que las familias se reúnen para comer tamales.
A diferencia de otros domingos, en esta ocasión se pudo observar la asistencia de un mayor número de feligreses quienes se esperaban al final de la celebración eucarística para que el sacerdote diera la bendición.
Las familias señalaron que al caer en domingo el “Día de la Candelaria”, permitía que un mayor número de personas pudiera asistir, porque  en días laborales es complicado que puedan asistir a la iglesia y después reunirse con su familias para convivir.
Hubo personas que acudieron a misa de las siete de la mañana, pero, de acuerdo con los sacerdotes, las celebraciones con mayor afluencia fueron las de mediodía y de seis de la tarde, lo que representa toda una gran fiesta católica.


COMENTARIOS