Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Cuenta historias infantiles

En su niñez, se le complicaba acceder a la literatura. Ahora, su vida entera está dedicada a la promoción del arte.

En la Ciudad de México, creció una niña que gustaba de la literatura y el teatro, pero, sobre todo, de las ilustraciones que contenían los libros que leía. Con sólo verlas, su imaginación se echaba a volar y, de inmediato, inventaba historias para contárselas a sus primos.
Años más tarde, en su etapa adulta, continuaría narrando y escribiendo historias para niños y adultos. Ella es Nadia Altamirano.
A esta joven, entregada a la fantasía y a promover la lectura, se le podrá definir como una mujer polifacética: es egresada de la Escuela de Escritores “Ricardo Garibay”, del área de Teatro y Cuento Infantil; además de ser cuentacuentos, es enfermera, voluntaria en el hospital “Federico Gómez”, en México; es tallerista; trabaja en proyectos comunitarios con niños de diferentes municipios y es promotora cultural infantil  por parte del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, en el programa “Alas y raíces de Morelos”; en sus ratos libres, prepara, con su esposo, mermeladas, las cuales regalan a cambio de que se les otorguen frascos vacíos, en San Andrés de la Cal, en Tepoztlán.

Historia de amor por la literatura
Aunque Nadia ha escrito para adultos, su tendencia va más hacia la literatura infantil. Y es que las carencias económicas en su niñez la privaron de funciones de teatro y libros; por ello, su mayor interés es llevarles a los niños lo que ella careció.
“Cuando estaba chica, tenía carencias en cuestiones de literatura. Le decía a mi papá: ‘Quiero ese libro’, pero eran muy caros. Y él me decía: ‘Vamos a echar un volado: o te lo compro o les compro algo a ti y a tus otras dos hermanas’.
“Lo mismo pasaba cuando quería ver títeres. Estábamos en una situación económica muy difícil; tenía que sopesar entre mis gustos y mis hermanas. Por eso, voy a comunidades alejadas, trato de llevarles a los niños que tienen poco acceso, eventos buenos, no mediocridad. Es una de las razones por las que sigo casada con el cuento infantil, para difundirles y compartirles esas bellezas”, compartió.

Inicia la aventura...
Su oficio como cuentacuentos surgió hace 10 años, cuando Nadia comenzó a visitar escuelas en Temixco. Hoy, revela la mejor manera para narrar historias a un público exigente: los niños. “Para que puedas darle voz a un cuento, debes tener empatía con él y así logres reproducirlo de manera oral. No es el lector con el autor: es el texto con el lector.
“A veces te encuentras con textos difíciles, con los que no haces clic y tratas de sobrellevarlos. Mi selección de libros ha sido por retos, empatías y recomendaciones. También, si veo un libro, investigo por internet cuál ha sido la respuesta de los niños.
“Creo que al niño tienes que darle mensajes directos, con oraciones cortas de sujeto, verbo y predicado; tienen que ir de acción en acción. Si les das esas herramientas, ellos los comprenden; entonces, cuando leen otros libros, te exigen y es cuando empiezan a hacer su selección de lo que quieren leer.
“Con los niños no lectores es más complejo, hay que llegarles con cuentos que les causen un impacto y les genere algo. No hay que darles cuentos digeridos. La literatura no es para que se conformen, al contrario”.
Actualmente, dice, la difusión hacia la lectura ha ido creciendo de manera prolongada, y mucho tiene que ver con los programas de lectura, la Ferias del Libro Infantil y Juvenil y las temáticas que se abordan.
“Antes, el libro infantil iba con una condición: tenía que educar y controlar. Decían: ‘Si no haces esto, te va a pasar aquello’, o ‘No hagas esto porque te va a ir mal’, cosas así. Su temática era educativa. Actualmente, si a un niño le das algo de esa índole, no lo leen. Si en la escuela les dicen cómo portarse y luego llegas con algo parecido, obvio no lo quieren. Ya hay libros en donde se habla de otras cosas como la sexualidad, de dónde vienen los bebés, la muerte y temas que ya no son tabú para los niños. Hay una evolución en cuestión de temas”.

Conoce su trabajo
Todos los sábados, Nadia ofrece una función de cuentacuentos
Lugar: Catarina Marina (sección Casa Blanca de Plaza Cuernavaca, en Vicente Guerrero 110, Colonia Lomas de la Selva)
Hora: 17:00
Informes: (777) 3 18 8211

Hará ‘Un verano maya’
Lo joven cuentacuentos trabaja como tallerista en el Centro Cultural Infantil “La Vecindad” y ofrecerá el curso “Mundo maya”, para que los niños conozcan más sobre esta cultura. Las inscripciones son en todo junio.
Inicia: Del 16 julio al 10 de agosto
Informes: (777) 3-19- 99- 63
Horario: 10:00 a 13:00
Precio: $600












Hazte fan de Diario de Morelos en Facebook y síguenos en Twitter para estar actualizado con las últimas noticias de Morelos, México y el mundo.

COMENTARIOS