Siguenos en
    

Cuando el gato sale...

Esa bolita. Sin perredistas ni verdes, el resto se pone de acuerdo para sacar “la chamba”

CUERNAVACA, MORELOS.- El refrán popular que reza: “cuando el gato no está, los ratones salen a bailar”, se acomodó ayer en la recta final de la sesión cuando el bloque del G-13 (PRI-PAN-PSD) orquestó un intento de albazo legislativo, ante el vacío que el PRD hizo al final de la sesión.
Los diputados no lograron nada, pero qué divertida se dieron cuando por primera vez en lo que va de la legislatura, la oposición tuvo “la sartén por el mango”, y ya desde el inicio de la discusión de los puntos de acuerdo se había dado vuelo con la aprobación de exhortos a las autoridades, como el que aprobaron para que Jorge Messeguer informe sobre el paquete vehicular seguro,  a pesar del voto en contra de Érika Hernández y Griselda Rodríguez.
Ya entrados en calor y entusiasmados, lanzaron la pregunta “qué más aprobamos” e Isaac Pimentel, con el apoyo de Javier Bolaños, pidió un receso de 10 minutos para acordar los temas pendientes. “Hay que sacar los temas atorados en Puntos Constitucionales”, “hay que solicitar la comparecencia del comisionado de Seguridad”, bromearon los diputados que se reunieron del lado que ocupa la oposición. En el otro extremo, a la aliancista Hernández Gordillo se la vio apurada al teléfono. “Ya está pasando el informe”, volvieron a bromear sus homólogos. La fiesta se agüitó cuando la misma diputada anunció su retirada, secundándola Rodríguez Gutiérrez. Para acallar la crítica, la aliada perredista se quedó, pero sólo para solicitar un nuevo pase de lista y señalar que el quórum mínimo de 16 diputados se había acabado ante la partida de los verde-ecologistas Ángel García y Griselda Rodríguez. Fue broma, confesaron los orquestadores del complot: “era para ver qué hacían”, dijeron antes de soltar la risotada por el arribo tardío de Matías Nazario, quien no asistió a la sesión pero quiso ser partícipe de la fiesta y tras una llamada de su coordinador, prometió llegar en quince y en quince llegó.


COMENTARIOS