Siguenos en
    Redes Sociales

Corre a Tlamacazapa a escribirle a los reyes

Desde Taxco. Julio César y su abuelo, don Fausto, vienen a Cuernavaca a vender productos de palma.
Desde Taxco. Julio César y su abuelo, don Fausto, vienen a Cuernavaca a vender productos de palma.

CUERNAVACA, MORELOS.- El pequeño Julio César Castro y su abuelo, don Fausto Castro, siguen la estrella hacia su natal Tlamacazapa, una comunidad indígena ubicada al norte del Estado de Guerrero que pertenece al Pueblo Mágico de Taxco, para esperar la llegada de los Reyes Magos.
El tiempo apremia. Por ello, Julio César y su abuelo Fausto apuran la venta de artesanías de palma que tejieron con sus propias manos. A más tardar, el pequeño quiere estar hoy por la tarde en su pueblo para ir a la cama con sus hermanos y aguardar la visita de los Reyes Magos de oriente, Melchor, Gaspar y Baltazar.
A sus once años, Julio no es un niño exigente. A los Reyes Magos sólo les pidió un balón de futbol soccer para intentar jugadas y marcar goles como lo hacen los futbolistas de las Chivas Rayadas del Guadalajara. También pidió que le traigan una bicicleta para andar de arriba abajo por las calles empedradas de su comunidad y correr unas carreritas con sus amigos.
“No pido nada más. Sólo eso. Me gusta el futbol. Me gusta como juegan las Chivas y la selección mexicana. Zapatos no les pedí porque ya tengo unos, que aunque no son de futbol me sirven”, platica Julio César mientras ofrece las bolsas de palma a los que pasean por el centro histórico de Cuernavaca.
No sólo por los Reyes Magos. Don Fausto sabe que tienen que viajar a su comunidad lo antes posible porque el martes Julio César y sus hermanos regresan a la escuela. Por ello, dice que deben tener todo listo para reanudar el ciclo escolar en sexto de primaria.
“Que el uniforme, que los zapatos, que las libretas y los libros. Eso es aparte. Tenemos que irnos ya porque hoy llegan los reyes y Julio debe estar en casa, sino no, no le dejan nada o tendrá que esperar a otro día de la semana”, concluyó el hombre de 79 años de edad.

"Sólo les pediré un balón de futbol y una bicicleta. Me gusta mucho el futbol. Le voy a la Selección Mexicana y a las Chivas. Cuando sea grande quiero ser futbolista”.    Julio César Castro,  vendedor de artesanía


COMENTARIOS