Siguenos en
    Redes Sociales

Controla cárceles el narco

Cuernavaca, Morelos.- La fuga y el motín en la cárcel de Jojutla no fue casualidad, sino una acción de los grupos delincuenciales inconformes por la estrategia de seguridad del Gobierno estatal, dijo el titular del Ejecutivo, Graco Ramírez Garrido.
El mandatario señaló que su gobierno está trabajando para devolver la tranquilidad a los habitantes de la región sur que viven aterrorizados por la delincuencia y tienen miedo, incluso, de denunciarlos.
“No vamos a ceder ni a bajar la guardia”, dijo, al asegurar que mediante un trabajo de inteligencia se tienen identificados a los miembros de las bandas delictivas que operan en Amacuzac, Puente de Ixtla, Jojutla, Tlaquiltenango y Ayala.
El disturbio en la cárcel distrital, con un saldo de dos muertos, así como dos reos prófugos, y varios heridos, es una señal de desafío de esa delincuencia contra la que ya se tomaron acciones importantes y se seguirán tomando, ofreció Graco Ramírez.
“Saben que estamos actuando y entregaremos buenas cuentas para recuperar la seguridad y la paz de los habitantes de la zona sur”.
Los cárteles Guerreros Unidos y Los Rojos se disputan el control en las cárceles, agregó y aseguró que los reclusorios estaban en poder de los delincuentes, por ello se inició una limpia.
El mandatario aseguró que las cárceles de Cuautla, Jojutla y Jonacatepec se encuentran en el abandono y eso fue aprovechado por grupos antagónicos que luchan para tener el control, y reiteró que son dos los cárteles preponderantes en la disputa.
“Hay un desafío de los grupos delincuenciales. La persona fugada es un secuestrador de hace tiempo, llevaba 15 años y se había adueñado del penal. Como saben que vamos a preparar operativos, contó con la complicidad de los custodios para fugarse él y otra persona”, dijo el Gobernador a su salida del recinto legislativo.

COMENTARIOS