Siguenos en
    Redes Sociales

Consumo de tomate mejora flujo sanguíneo: estudio

Londres, 10 Jun (Notimex).- Consumir un tomate al día puede ayudar a “mantener a raya” las enfermedades del corazón, gracias al licopeno -antioxidante natural- que mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos, concluyeron investigadores británicos.

 

Los científicos llevaron a cabo un estudio para comprobar el efecto del licopeno en la salud, ya que desde hace tiempo había evidencias de que es bueno para evitar enfermedades como ciertos tipos de cáncer y padecimientos cardiovasculares.

El consumo de tomate en la dieta habitual, junto con otras frutas, verduras y aceite de oliva, es beneficioso para la salud, sin embargo los científicos siguen investigando si una “píldora de tomate” tendría los mismos beneficios.

Para determinarlo, los científicos de la Fundación Británica del Corazón, el Instituto Nacional de Investigación en Salud y de la Universidad de Cambridge reclutaron a 36 voluntarios diagnosticados con enfermedad cardiaca y un número igual de personas saludables.

Los voluntarios recibieron una tableta diaria, la mitad una “píldora de tomate” y la otra un placebo, pero para asegurar una prueba imparcial, los expertos sólo precisaron cuál tipo de cápsula ingerirían durante dos meses hasta que se tuvieron los resultados.

Para comparar, los investigadores midieron el flujo sanguíneo del antebrazo, que es predictivo de riesgo cardiovascular futuro, ya que los vasos sanguíneos estrechos pueden conducir a un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular.

En los pacientes con enfermedad cardíaca, la “píldora de tomate” mejoró el flujo sanguíneo del antebrazo de manera significativa, mientras que el placebo no reportó efecto alguno.

El suplemento de licopeno sin embargo no tuvo ningún efecto sobre la presión arterial, la rigidez arterial o los niveles de grasas en la sangre.

El licopeno es un antioxidante natural que se cree protege las células del cuerpo dañadas, se encuentra en los tomates, pero también en los albaricoques, la sandía, la papaya y la toronja rosada.

El contenido de licopeno depende de la variedad de tomate y la forma en que es preparado o consumido, por ejemplo en puré, salsa de tomate (catsup), cocido o crudo.

El investigador principal, doctor Joseph Cheriyan, dijo que los hallazgos son prometedores, pero puntualizó que el consumo de una “píldora de tomate” diariamente “no es un sustituto” en la alimentación, pero puede proporcionar beneficios adicionales.

COMENTARIOS