Siguenos en
    Redes Sociales

Celular, aparato del diablo

Escena típica. Aún en reuniones de grupo, el aislamiento resulta evidente.

Cuernavaca, Morelos.- Para mensajear, hablar o jugar, el uso del teléfono celular se ha convertido en una epidemia. Infantes de apenas 8 ó 10 años cargan el suyo sin que a veces reciban llamada alguna.
Por doquier se ve a la gente con el celular en la mano o en el oído, y no muy pocas veces a la hora de manejar un automóvil, lo que se convierte en un serio peligro para el conductor, otros conductores y peatones. Caminando por el centro histórico de Cuernavaca se pueden apreciar muchas personas con el aparato celular en sus manos, aún sin usarlo.
Y es que el aparato absorbe, los sentidos pierden contacto con el resto de la realidad cuando se utilizan los aparatos móviles de comunicación.
Algunas personas aseguran que cuando se emplea, el usuario queda en el limbo, y no le importa quién le acompañe en la calle, un restaurante o en el mismo hogar, lo importante es el mensaje o la charla.
De cada 10 personas ¿cuántas utilizan el teléfono celular? Se piensa que 9, pero algunas personas, sin temor a equivocarse aseguran que las 10, y que es un aparato del diablo.
Sí, en Internet se puede encontrar varios espacios que hablan del celular del diablo; en una página se lee: “Saca al diablo de tu celular, si crees que tu celular está endemoniado puedes liberarlo, mételo al microondas y luego le explicas a tu madre”.
El registro de usuarios de la telefonía celular tiende a subir; a compañías líderes en el mercado internacional les preocupa que una empresa novel como la brasileña ZTE los esté desafiando por sus altas ventas de teléfonos móviles en el mundo, lo que quiere decir que el uso de estos dispositivos seguirá a la alza por mucho tiempo más, sin importar al consumidor los peligros que, según detractores, los asechan.

‘Celularitis’

Representa peligro para usuarios y otros
El uso del móvil mientras se conduce implica un alto riesgo.

Pierden eficacia los sentidos   
Hablar, “mensajear” o jugar en la calle con los celulares inhibe la atención del resto de la realidad.

9 de cada 10 personas usan celular, según sondeo en Cuernavaca.


COMENTARIOS