Siguenos en
    

Bajo la lupa: Y el ganador es...

Se descorrió el velo del misterio y se entregó, finalmente, el “Balón de oro” al mejor futbolista del 2013. Los grandes finalistas fueron, en orden estrictamente alfabético y por apellido, Lionel Messi, Franck Ribery y Cristiano Ronaldo y las apuestas corrieron en serio.
Al argentino se le descartó porque, según los expertos, no tuvo un gran año debido fundamentalmente a las lesiones. Creo que después de haber ganado en las cuatro ediciones anteriores, tendría que haber jugado contra extraterrestres para que se lo dieran.
El francés, astro del multiganador Bayern Munich era mi favorito. Su encare y picardía lo han convertido en pieza clave en el hoy, mejor equipo del mundo pero no es una figura mediática y el paso de la Selección francesa no le ayudó como argumento.
Queda entonces el niño bonito, aquel a quién en otro momento le escamotearon ese privilegio, que colaboró activamente para que Portugal venciera a Suecia en la repesca europea y de quién incluso el presidente de FIFA, Joseph Blatter, se mofó durante una conferencia dictada en Londres. El escenario era natural y quedaba todo dispuesto para que el portugués se alzara con su segundo balón de oro, habida cuenta que lo había conseguido en el 2008.
Al gran Edson Arantes do Nascimento, “Pelé”, le correspondió el honor de premiar al ganador y debo reconocer que, aunque mi candidato era “scareface”, es totalmente justa la designación y al más puro estilo de los “oscares”, el divo brasileño, quién por cierto creo que jamás será viejito, dijo las sagradas palabras: “Y el ganador es…Cristiano Ronaldo”, para luego jalar la ovación y las lágrimas del estrella lusitano del Real Madrid.
El premio, estatuido en el lejano 1956 por Gabriel Hanot, director de la revista deportiva France Football, premiaba al mejor futbolista europeo del año. El primer ganador fue Stanley Mathews quién se impuso en cerrada votación al estrella del Real Madrid Alfredo Di´Stéfano y de ahí en adelante, se ha nutrido con nombres como Johan Cruyff, Marco Van Basten y Michel Platini, cada uno con tres trofeos, el inglés Michael Owen y Lev Yashin, de origen soviético, convirtiéndose en el primer y único guardameta que lo ha ganado hasta la fecha.
El liberiano George Weah fue el primer no europeo en llevarse a casa el galardón y en el año 2010 la FIFA, que de todo lo que concierne al balompié quiere adueñarse, firmó un convenio con la revista gala para, de esa manera, fusionar el “jugador del año” que ella otorgaba con la tradicional votación anual que la publicación coordinaba y acordaron que el nombre siguiera siendo el “balón de oro”.
Al rey Pelé le entregaron un premio especial por su grande y gloriosa trayectoria y todo fue besos, abrazos y felicidad. Lo que si no tuvo madre, fue el traje que lució Lionel Messi. ¡Qué valor, mi hermano!


COMENTARIOS