Siguenos en
    

Bajo la lupa: Los refuerzos

La temporada futbolera está por terminar, cuando se juegue la gran Final entre los equipos de Pachuca y León. Independientemente del tema de la multipropiedad y que se trata de cuadros provenientes del mismo capital, siempre defenderé la honestidad del jugador, convencido de que cada uno de ellos dará su máximo esfuerzo en la defensa de sus colores, buscando denodadamente la victoria.
En el plano internacional, el resto de las Ligas ya tienen campeón, como botones de muestra están el París Saint-Germain en Francia, Bayern Munich en Alemania, La “vecchia signora” de la Juventus en Italia y el Manchester City en Inglaterra. En España, parece que nadie quiere ser campeón y hemos visto a los “gallones” perder o empatar ante cuadros francamente de poca monta, lo que deja el escenario para una especie de final entre el Atlético de Madrid, cuadro al que soy afecto y el Barcelona. Un triunfo Culé les daría un trofeo al que habían renunciado hará cosa de un mes.
En México, ya conocida la lista de Miguel Herrera, sólo queda que los jugadores se vayan juntando una vez que terminen sus compromisos con sus clubes y se tomen los días de descanso reglamentarios, para que de esa manera comiencen a trabajar en serio.
Otro tema es el llamado “futbol de estufa”, que consiste en saber quiénes serán los refuerzos de los equipos de cara a la próxima temporada.
Aquí habría que distinguir entre lo que es una simple contratación y un refuerzo. Este último es aquel futbolista llamado a hacer diferencia, generalmente con buenas credenciales y en un puesto clave. El otro es el que, simplemente, viene a llenar un hueco existente.
En ese sentido llama poderosamente la atención el anuncio del Puebla en torno a la firma de Cuauhtémoc Blanco para la próxima temporada.
La “franja” tiene serios problemas de descenso y el “Cuau” suma ya 41 años de edad en su longeva carrera. Considero que como golpe publicitario es muy bueno pero dudo mucho que al ídolo nacido en Tlatilco, se le pueda dar el nombre de “refuerzo”.
Además, Blanco hace muchas lunas que no juega en Primera División; para lograrlo y presentar algo digno, necesita estar físicamente al 100%. Nada más que el futbolista tiene un contrato con una importante televisora para comentar el Mundial de Brasil. Mi duda estriba en si viajará al gigante sudamericano o lo hará desde aquí pero, en ambos casos, será un distractor importante en una pretemporada donde tendría que estar concentrado en alcanzar un óptimo nivel.
Su calidad y carisma no están a discusión. Simplemente pensar si puede aportar lo necesario para que el Puebla sume puntos y así, se salve de la quema. En él está demostrar si se trata de una simple contratación o de un refuerzo.


COMENTARIOS