Siguenos en
    Redes Sociales

Baja la vocación al sacerdocio.

Según el vicario de la Catedral de Cuernavaca, los escándalos protagonizados por integrantes del clero y el egoísmo de los jóvenes son factores que pegan a la Iglesia en el Estado de Morelos.
Muchos son los llamados, pero pocos los elegidos, dice el Evangelio según San Mateo. La metáfora sirve como preámbulo para hablar de la situación que vive la Iglesia católica en Morelos, y que explican autoridades eclesiales.
También, para señalar la disminución del 7.4 por ciento de fieles que registró el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en el Censo de Población y Vivienda 2010.
Según el vicario de la Catedral de Cuernavaca, Luis Millán, la secularización (el paso de algo o de alguien de la esfera religiosa a la civil), los escándalos que han protagonizado integrantes del clero, la descristianización, el egoísmo de los jóvenes y de la sociedad son factores que influyen en el fenómeno.
 “La secularización, los escándalos que nosotros hemos provocado en la Iglesia, todos son factores que de alguna manera influyen (…) También hay cierta descristianización, y, por consiguiente, hay más egoísmo”.
Añade: “Los jóvenes piensan  más en lo que ellos quieren que en los demás; entonces, hay menos sensibilidad para este tipo de vocaciones (el sacerdocio) y estos servicios. Los índices del Inegi hablan del 82 por ciento (de fieles católicos) en el Estado de Morelos”.
El vicario se refiere a los resultados estadísticos, los cuales señalan que, en 1990, un 86.6 por ciento de la población morelense de 5 años y más profesaba la religión católica; mientras que los protestantes o evangélicos sumaban el 7.3 por ciento. En tanto, los que dijeron no tener ninguna religión representaron el 3.4 por ciento.
Sin embargo, para 2010, el Inegi encontró una disminución del 7.4 por ciento de católicos en Morelos, con el 79.2 por ciento de entrevistados que dijeron ser fieles. En este sentido, indicó que los protestantes o evangélicos aumentaron en un 2.4 por ciento, y que el número de no creyentes también incrementó en un 2.7 por ciento.


COMENTARIOS