Siguenos en
    

Avanza obra vial

CUERNAVACA, MORELOS.- Elevar una mole de concreto de 60 ó 120 toneladas a una altura superior a los seis metros, incluso de noche y bajo una lluvia intensa, no es tarea fácil… ni rápida.
Cumplir este desafío se torna más complejo cuando debe ser en una vialidad tan transitada como el libramiento de la autopista México-Acapulco, al sur de Cuernavaca, en la zona conocida como El Polvorín.


Es el caso del Distribuidor Vial Palmira, en el kilómetro 94+200, cuya edificación se ha prolongado, pero a decir de José Luis Alarcón Ezeta, director del Centro SCT-Morelos, cumplirá con la terminación de la superestructura el próximo mes de julio.
Es evidente que los trabajos provocan la incomodidad de los vecinos y de los usuarios de la vialidad, porque por momentos y en forma parcial se ve entorpecido el flujo vehicular, reconoce Alarcón Ezeta, sin embargo, se agiliza la obra.
Para reducir al máximo la molestia de la comunidad, agrega el funcionario, está en proceso un programa de agilización de tránsito, aparte de que la colocación de trabes, colado de losas y otros trabajos se realizan entre las 11 de la noche y las 6 de la mañana.
El avance es tan rápido como la circunstancia lo permite: la actividad de noche y, sobre todo, bajo lluvia, impide imprimir más rapidez, ya que por ejemplo, las grúas para soportar hasta 300 toneladas no pueden ubicarse en un piso débil o fangoso, al levantamiento de trabes.
Laboran sin descanso
Son cerca de 60 trabajadores de topografía, maniobras, señalización, seguridad y operadores de maquinaria, los que noche a noche y hasta en fin de semana avanzan en este distribuidor elevado de mil 200 metros, a punto de elevar ya la totalidad de las 262 trabes.
A fin de no crear falsas expectativas, el delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) aclara que una vez concluida la superestructura, para agosto se tiene programada la coloración final de la carpeta de rodamiento, la instalación de la barrera central y otros trabajos ya propios de la última fase de la obra.

 

Radiografía

Representa una tarea titánica
Operadores deben trabajar sin descanso desde las 11 de la noche hasta las 6 de la mañana.

60 a 120 toneladas pesan las trabes de concreto.
38 y 52 metros, corresponde la longitud de las mismas.


COMENTARIOS