Siguenos en
    Redes Sociales

¿Es posible producir energía con la orina?

Actualmente habitan el planeta más de 7.000 millones de personas, lo que representa un promedio aproximado de 10.500 millones de litros de orina humana que se producen y que se desperdician cada día.

Una celda de combustible biológica es esencialmente un convertidor de energía que utiliza bacterias de la naturaleza para descomponer materia orgánica, y así produce electrones que se convierten en energía.

Es un sistema de autorrenovación, ya que cuantos más desechos comen los microbios, más energía puede generar el sistema y por más tiempo.

Las celdas de combustible biológicas (CCB) son uno de los medios más eficientes de conversión de residuos en energía.

Entonces, ¿podría la energía obtenida del pipí ser realmente la energía del futuro? ¿Y puede ser una solución no sólo para los países desarrollados, sino también para los miles de millones de personas alrededor del mundo que no tienen acceso a la electricidad?

Para uso en el hogar o la oficina, aún no producen la suficiente electricidad a partir de la orina como para justificar el espacio y los gastos. Para lugares sin grandes sistemas industriales, pero con necesidad tanto de energía como de agua potable, es otra historia.

Se estima que si una caja de un metro cúbico que contiene un sistema agrupado de celdas de combustible biológicas se instalara en un pueblo de 2.500 personas, y toda su orina se canalizara constantemente a través de ella, podría generar una corriente constante de alrededor de 500 vatios.

En la actualidad, este tipo de sistema podría costar entre US$5.000 y US$10.000. Si bien este es un valor importante, duraría por un tiempo increíblemente largo

COMENTARIOS